Páginas vistas en total

martes, 21 de mayo de 2013

FIN DE CURSO……. TARUCHO


Como casi todo en la vida llega a su fin, ayer 20 de mayo fue la última ruta del Curso de Salto 2012-2013. Antes de pasar a describir la misma vaya por delante una opinión personal que creo que el resto de mis compañeros/as  de curso suscribirían de la a a la z. Desde hacía mucho tiempo, tenía un sueño que no había hecho realidad por diferente motivos: laborales, personales o de otra índole y este grupo humano tan excepcional que son los miembros del colectivo del Tagoror Chiregua lo han hecho posible, a todos y a todas muchísimas gracias por permitir satisfacer estos deseos de manera desinteresada y con un derroche de paciencia, responsabilidad y maña digno del  mayor elogio.

Paso ahora sin más preámbulos a comentar lo de ayer. Como cada domingo, quedamos a las 9:00 en el Colectivo y después de los besos y abrazos de rigor, cargamos las lanzas y nos dirigimos al Caserío de Masca. Allí dejamos un vehículo y pusimos rumbo a la Cumbre de Erjos. Al llegar, hacía un “pelete” que cortaba el hipo.  Desde allí subimos tras una corta y empinada caminata hasta la Cumbre de Gala, lugar de partida de la misma. Descendimos hasta la Degollada de Mesa para luego volver a ascender hasta el alto del Risco Verde, por el camino nos detuvimos brevemente a contemplar una curiosidad geológica en nuestra isla, un enorme dique sálico (compuesto de lavas básicas) que no es frecuente ver sobre todo en las vertientes norte de las islas. Al llegar a la cima, el Dios Eolo, en su versión canaria, Alisios, soplaba de lo lindo. Por más que nos acompañe con relativa frecuencia no logramos adaptarnos a su presencia por lo incómodo que resulta saltar en su compañía. Demostración a unos “ guiris” de cómo va esto del Salto, mini avituallamiento y… ¡A Saltar!
Laderas Abajo, disfrutamos de bastoneos finos y de precisión, saltos de pies juntos, saltos de banda, lo más eruditos regatones muertos, en fin hubo de todo. La vista, cuando la niebla nos abandonó, era espectacular, el Macizo de Teno desde las alturas con el mar y La Gomera al fondo era un espectáculo visual inigualable. Además como es de costumbre, nuestra compañera Ana con sus puntuales y sabios comentarios nos va ilustrando en lo de la botánica, vimos una especie de pasteles de risco a los que curiosamente se les denominan úteros, cosa que la mayoría desconocíamos, Chahoras (Sideritis), Tabaibas Mejoreras (Euforbias Atropurpúreas), Telines,  Retamones ( Telines Canariensis), monanates, Capitanas (Phyllis Nobla), Cardones (Euphorbias Canariensis), Coranzoncillos de Masca (Lotus mascaencis), Coronas de la Reina( Gonospermum fruticosum), Escobones (Chamaecitisus proliferus), Juagarzos (Cistus monspeliensis) Malpicas (Carlina falcata / salicifolia) que pican que es un placer y un sinnúmero de especies más que sería prolijo enumerar ahora. Y saltando, saltando, hablando y aprendiendo, llegamos al “tajo” imponente que separa  el Tarucho del macizo, descendimos con batoneos muy precisos y luego ascendimos a la cumbre de la prominente mole basáltica para allí tomarnos el almuerzo, compartiendo entre todos nuestras viandas. Luego vino La  parte más emocionante y bella de la ruta.

Según nos contó Juan, Tarucho en lengua aborigen significa desriscadero o “erriscadero” que diría un castizo. Y vaya que sí, alguna hizo honor al nombre y de un soberbio “talegazo” fue a dar con sus huesos en tierra para degustar el juagarzo y  olisquear una “ bimba” basáltica que se interpuso en su camino, sin mayor trascendencia, pero el susto en el cuerpo de los que allí estábamos no nos lo quitó nadie. Seguimos laderas abajo y pasamos por una especie de cueva con pared adosada de enterramiento denominadas cistas (como las de Gran Canaria)  , según nos contó Juan. Y llegamos al fin de la ruta y del curso en la Plaza de Masca donde como suele ser habitual saciamos nuestra sed con el refrigerio que supo a gloria. Vuelta al colectivo y ……. Hasta el curso que viene. Espero seguir saltando el resto del verano hasta que llegue septiembre, si me invitan  los miembros del Colectivo y que si la salud no me lo impide pienso seguir practicando y aprendiendo el curso que viene.
Agradecer a mis compañeros de curso su afecto, buen rollo y excelente predisposición y ruego me perdonen algún comentario o acción inoportuna que pudiese haber sido molesta en algún momento del curso. A Todos/as  muchas gracias y un Fuerte Abrazo.
Pedro

No hay comentarios:

Publicar un comentario