Páginas vistas en total

martes, 16 de mayo de 2017

Valle Crispín

Valle crispin, es una de las tantas maravillas que tiene Anaga, unos barrancos que enamoran con sus cardones y tabaibas.






Se puede apreciar a lo lejos la presencia de nuestro padre Teide que nos acompañó en casi toda la ruta mientras que la brisa marina y el ver el inmenso mar de fondo nos daba un poco de aliento después del ascenso a la carretera general, que a pesar de largo (unas 2horas), entre risas y anécdotas de los compañeros siempre se hace ameno mientras disfrutamos del paisaje. 

La bajada es muy técnica con mucho bastoneo, de esos que te obligan a clavar bien el regatón porque el terreno no es muy firme, pero la verdad es que nos viene bien para perfeccionar nuestro estilo y coger soltura, sobretodo a los que llevamos poco tiempo saltando.

Esta isla no deja de sorprenderme, tantos rincones ocultos a la espera de que los descubramos. Ya planeamos en futuras rutas transitar el otro lado del barranco que no dejaba de llamarnos la atención con sus numerosas cuevas y saltos.
Esto es un vicio, nunca hay una ruta igual a otra, siempre se descubre un paso nuevo, un salto nuevo donde mejorar nuestra técnica y disfrutar de este deporte.
Nos vemos en el risco.
Brian

jueves, 4 de mayo de 2017

Ermita Teno Bajo-Casas de la Mulata-Barranco de Itobal

Salida del colectivo  con destino a Teno bajo y con mis compañeros Javi, Juan, Lourdes, María José, Víctor, Alex, Andrea, Manolo y un servidor Tomás, con ganas de pasar el día con nuestras lata.




Empezamos subiendo por la vereda de la Ermita de Teno bajo con destino la Casa de la Mulata, con nuestra mochila y lata a cuestas vamos subiendo poco a poco y ya nuestros ojos empiezan a disfrutar de las impresionantes vistas y bellos paisajes gracias al buen tiempo. 
Así llegamos a la cima donde hay un poblado de nuestros antepasados precioso en el cual tomamos un descanso para coger energía y prepararnos para disfrutar del salto. 




La ruta tiene dos fases la primera te baja por la cima  del risco desde la Casa de la Mulata, con saltos,  bastoneos y las vistas a nuestros pies de Teno bajo y hacia tras dejamos Teno alto 



La segunda baja hacia el barranco de Itobal, metidos en el cauce vamos encontrando saltos de lado a lado, saltos de precisión y bastoneos impresionantes muy precisos, de esos que te suben la adrenalina y hacemos gracias a las poyetas que nos han dejado nuestros antepasados. Salto a salto vamos llegando a la Ermita nuevamente, punto de salida y llegada de la ruta y desde allí mirar ese monstruo de risco que nos ha dado un buen día de disfrute y salto.






Tomás

martes, 25 de abril de 2017

"La Tentación de María Luisa"

“Domingo mañana, ruta: Veta Las Cintas” 

Al comenzar, vemos que se cumple, como para casi todo, la regla de que para poder bajar primero hay que subir.
Así que para disfrutar de lo que nos deparará esta ruta empezamos con una sabrosa subida, para lo cual también empleamos la lanza.




Durante el trayecto encontramos otro factor importante: agacharse con regatón al frente.


 




En la cima de la ruta, una preciosa vista panorámica de Buenavista que nos sirve de escenario mientras hacemos una parada.




 

Las lanzas también hacen su reposo. Si un saltador las acompaña mucho mejor.

















Llega el momento más esperado y algunos hasta se quedan pensativos…


                                         








A Saltaaaar!!

 


















El buen tiempo nos acompañó durante toda la jornada.

 















 

Esta es la cara de alguno cuando te descubre haciendo una mala práctica.








Un excelente grupo donde no faltaron risas y anécdotas.






Y si al llegar al destino te quedan ganas, puedes emplearte en el asfalto con una gran sonrisa.

Con cariño, Lourdes.


martes, 11 de abril de 2017

El Toscón, en recuerdo de Francisco el Dornajo

El pasado domingo estuvimos en los riscos de Teno, llegamos con la intención de subir desde el cargadero hacia la Veta de las Cintas por el Paso Rompido y terminamos subiendo por el Camino del Risco con su piedra Teñidera (en mi opinión cazoletas) hacia el Descansadero que dicen los Teneros y el Tagoror como lo llamamos otros, para terminar descendiendo por el Marrubio dejando atrás el paso Carnero y a nuestra izquierda el Barranco de Ajoque camino hacia el Toscón, desde donde disfrutamos de las sensación de vértigo en el acantilado. Topónimos los de estos lugares que sin nuestros pasos corren el riesgo de perderse, memoria de nuestros antiguos.   


Este cambio de ruta sobre la marcha responde a que estábamos en compañía de miembros del colectivo, entre ellos Fran el presi que nos abrió la ruta. Brincar en estos riscos para mí es ir a la fuente, a la madre, es en ellos donde comprendo con todos mis sentidos porque la lanza se hizo imprescindible en otros tiempos y me siento afortunado de poder seguir sus pasos y sus huellas en el risco. Los pequeños muros en los lugares precisos para facilitar el paso, o lo portillos de piedra para controlar el ganado, me conectan con un tiempo de necesidades, de pasar penas que diría mi abuela, en el que se encontraba el sustento en estos riscos. Nunca me cansaré de honrar la memoria de esta gente.


El domingo cuando llegamos a la carretera nos encontramos con un vecino de Buenavista que nos dijo: “¿bajaron por el Toscón? Ese camino lo tenía bien cuidado Francisco el Dornajo” , que sirvan estas palabras para honrar su memoria y agradecer que nosotros podamos seguir sus pasos, brinco a brinco.
Juan





http://www.saltodelpastorcanario.org/web/wp-content/uploads/2012/08/Por-cuenta-propia-Tenerife-Octubre-de-2010..jpg



lunes, 20 de marzo de 2017

Nos quedarán para siempre tus palabras.


En el curso 2012-2013 de la escuela Municipal del Tagoror Chiregua, Cati escribía en el blog de la Escuela este diario de la ruta que habíamos hecho uno de tantos sábados. Fue en el carnaval de 2013. Ese sábado hicimos  la ruta del Ancón. La recuerdo divertida, a Cati y a la ruta, estuvimos mucho rato cantando y vacilando sobre lo que nos depararía los riscos que estábamos explorando (era la primera vez que los alumnos hacía en Ancón si no recuerdo mal) y se nos ocurrió bautizarla con el nombre de la peligrosa. Fue un día de muchas risas y alegría.
Este fue el relato que ella hizo de aquella rutita:

            “Después de que don Carnal, considerado en alguna alegoría como un hombre mundano y amante de los placeres, fuese retado por doña Cuaresma,  así fue el Saltador retado por el Risco en un Sábado de Piñata. Un día en el que cada uno sigue su son sin quedarse atrás los saltadores y las saltadoras que como todos los sábados acuden a la llamada del risco, quisieron danzar con la lanza, su pareja, a cada paso, a cada brinco.

     Mientras al fondo se oía el ritmo carnavalero del Puerto de la Cruz, comenzamos la danza subiendo por un lado del risco hacia Vista Paraíso. Llegando a su punto más alto, cruzamos al otro lado del risco para su descenso hacia las huertas del Ancón  a través de un camino por el que los saltadores y las saltadoras bastoneamos  a la derecha, a la izquierda, hicimos pasos de lado “hasta el regatón” y dimos algún pequeño brinco.

            Llegamos a las huertas, parte del escenario donde continuamos danzando. Los muros nos invitaron a hacer un lado a lado así que como si de un salto de banda se tratara pusimos ambos pies por un lado de la lanza y pegando el cuerpo a ella brincamos de un muro a otro. Este escenario dio mucho juego y también nuestro apoyo, la lanza. Nos pusimos a probar otras de nuestras habilidades  desplazando nuestro cuerpo hacia delante, paralelos al suelo  y  perpendicularmente a la pared mientras sujetábamos la lanza que estaba apoyada en el suelo y sin dejar de mantener los pies en la pared, luego despegamos los pies de la misma haciendo un pequeño brinco a pies juntos.

            Habíamos descendido el risco pero el ritmo de los saltadores y las saltadoras iba en crescendo y es que al son de “Amapola, lindísima Amapola…”  y con letra “Peligrosa, lindísima Peligrosa…” una melodía nos llevó hasta ella, hasta la Peligrosa en las huertas del Ancón a la que otros llamaron Sabrosa, Envidiosa…la más certera sería PRECIOSA. Aquí se dieron los últimos pasos de nuestro particular baile de piñata, hubo quienes danzaron con pequeños brincos y otro quienes se atrevieron a danzar el regatón muerto sumergidos en el silencio del Ancón”.
 Cati

Hoy hemos querido recordara a nuestra compañera, quedará para siempre en nuestro recuerdo y sus palabras nos acompañarán. DEP

martes, 14 de marzo de 2017

Todos sabemos que...lo que pasa en el risco se queda en el risco





Para coronar un precioso día de sol que parecía un día de primavera, por sus colores, sus olores y su calor, el colectivo de la peña que salta por el monte con la lanza, garrote, palo, pedazo de bastón o como queráis llamarlo se aventuró en lo del ”caletón”, de La Victoria o de La Matanza...yo me quedé con la duda, de todas formar por allí entre rojas o el charco del BAO, sitio en el que ya había estado algunas veces pero nunca en plan brincando, y por eso me resultó mas curioso y divertido aún.






Pues lo de siempre, antes de empezar, un buen calentamiento a base de chistes, charlas, y cuentos de los conocedores de la historia de los antepasados, que siempre aportan conocimiento, curiosidad y detalles interesantes.












Sacadas las lanzas, puesto el cebo y apretadas las botas vamos a brincar. El lugar me pareció precioso y todo para mi tenia un efecto surrealista, la tranquilidad del día, con su silencio, contrastaba totalmente con el sonido del océano que con su fuerza retumbaba como un trueno.








La ruta tenia saltos para todos los gustos y cada uno podía elegir y desarrollar su habilidad, desde el bastoneo hasta los saltos.
Hacia tiempo que tenía ganas de un sábado como este, desconectando y conectando al mismo tiempo.






Después de la ruta nos dirigimos a una cazoleta cerca del lugar donde fuimos a saltar y allí también nos sumergimos en un poco de historia.









Todo me pareció perfecto, y pensé que lo que se me quedó en este día no se consigue cada día.
Entre todas las cosas que aprendí, no puedo olvidar que siempre es mejor llevarse un pequeño botiquín...
y que no es necesaria una lanza gorda para un hombre flaco...
lo que acabo de decir puede sonar una tontería pero quien fue a la ruta lo comprenderá...

Todos sabemos que...lo que pasa en el risco se queda en el risco.

(Mirko)





martes, 7 de marzo de 2017

El Ancón y un cadáver exquisito: libertad















El sábado pasado estuvimos con los alumnos en la ruta del Ancón, al finalizar la misma dimos respuesta a una invitación que nos hicieron para reflexionar sobre los derechos de la infancia, concretamente sobre el derecho a la identidad cultural. Lo hicimos en torno a un  Cadáver exquisito,  un juego de palabras por medio del cual se crean maneras de sacar de una imagen muchas más, es una técnica usada por los surrealistas en 1925, y se basa en un viejo juego de mesa llamado "consecuencias" en el cual los jugadores escribían por turno en una hoja de papel, la doblaban para cubrir parte de la escritura, y después la pasaban al siguiente jugador para otra colaboración. Para el proyecto lo editaremos y hoy lo plasmamos aquí tal y como quedó: 















¡Tira del brazo de arriba, desliza y mueve los pies…sí! ¡Perfecto!  
Mi mayor superación, libertad y seguridad
Libertad, descubrimiento, superación
El risco, la mar y el pescado
El mar y el risco el tacto que nos une


















Yo soy el yo
Disfrutando de la naturaleza, superando tus límites
Libertad, equilibrio tranquilidad y más aún…
El respeto por la tierra se enseña de padres a hijos
Al principio sensación de ser minúsculo ante tanta grandiosidad, luego, al bajar con mi lata por esos riscos, me siento con poder para superar ese descenso.
No hay precio que pague la sensación de libertad
La dificultad del camino hace más fuerte nuestros pasos... 
Deporte más naturaleza, más adrenalina es igual a salto del pastor, más caña/tapa es igual a sábado completo.