Páginas vistas en total

lunes, 20 de marzo de 2017

Nos quedarán para siempre tus palabras.


En el curso 2012-2013 de la escuela Municipal del Tagoror Chiregua, Cati escribía en el blog de la Escuela este diario de la ruta que habíamos hecho uno de tantos sábados. Fue en el carnaval de 2013. Ese sábado hicimos  la ruta del Ancón. La recuerdo divertida, a Cati y a la ruta, estuvimos mucho rato cantando y vacilando sobre lo que nos depararía los riscos que estábamos explorando (era la primera vez que los alumnos hacía en Ancón si no recuerdo mal) y se nos ocurrió bautizarla con el nombre de la peligrosa. Fue un día de muchas risas y alegría.
Este fue el relato que ella hizo de aquella rutita:

            “Después de que don Carnal, considerado en alguna alegoría como un hombre mundano y amante de los placeres, fuese retado por doña Cuaresma,  así fue el Saltador retado por el Risco en un Sábado de Piñata. Un día en el que cada uno sigue su son sin quedarse atrás los saltadores y las saltadoras que como todos los sábados acuden a la llamada del risco, quisieron danzar con la lanza, su pareja, a cada paso, a cada brinco.

     Mientras al fondo se oía el ritmo carnavalero del Puerto de la Cruz, comenzamos la danza subiendo por un lado del risco hacia Vista Paraíso. Llegando a su punto más alto, cruzamos al otro lado del risco para su descenso hacia las huertas del Ancón  a través de un camino por el que los saltadores y las saltadoras bastoneamos  a la derecha, a la izquierda, hicimos pasos de lado “hasta el regatón” y dimos algún pequeño brinco.

            Llegamos a las huertas, parte del escenario donde continuamos danzando. Los muros nos invitaron a hacer un lado a lado así que como si de un salto de banda se tratara pusimos ambos pies por un lado de la lanza y pegando el cuerpo a ella brincamos de un muro a otro. Este escenario dio mucho juego y también nuestro apoyo, la lanza. Nos pusimos a probar otras de nuestras habilidades  desplazando nuestro cuerpo hacia delante, paralelos al suelo  y  perpendicularmente a la pared mientras sujetábamos la lanza que estaba apoyada en el suelo y sin dejar de mantener los pies en la pared, luego despegamos los pies de la misma haciendo un pequeño brinco a pies juntos.

            Habíamos descendido el risco pero el ritmo de los saltadores y las saltadoras iba en crescendo y es que al son de “Amapola, lindísima Amapola…”  y con letra “Peligrosa, lindísima Peligrosa…” una melodía nos llevó hasta ella, hasta la Peligrosa en las huertas del Ancón a la que otros llamaron Sabrosa, Envidiosa…la más certera sería PRECIOSA. Aquí se dieron los últimos pasos de nuestro particular baile de piñata, hubo quienes danzaron con pequeños brincos y otro quienes se atrevieron a danzar el regatón muerto sumergidos en el silencio del Ancón”.
 Cati

Hoy hemos querido recordara a nuestra compañera, quedará para siempre en nuestro recuerdo y sus palabras nos acompañarán. DEP

martes, 14 de marzo de 2017

Todos sabemos que...lo que pasa en el risco se queda en el risco





Para coronar un precioso día de sol que parecía un día de primavera, por sus colores, sus olores y su calor, el colectivo de la peña que salta por el monte con la lanza, garrote, palo, pedazo de bastón o como queráis llamarlo se aventuró en lo del ”caletón”, de La Victoria o de La Matanza...yo me quedé con la duda, de todas formar por allí entre rojas o el charco del BAO, sitio en el que ya había estado algunas veces pero nunca en plan brincando, y por eso me resultó mas curioso y divertido aún.






Pues lo de siempre, antes de empezar, un buen calentamiento a base de chistes, charlas, y cuentos de los conocedores de la historia de los antepasados, que siempre aportan conocimiento, curiosidad y detalles interesantes.












Sacadas las lanzas, puesto el cebo y apretadas las botas vamos a brincar. El lugar me pareció precioso y todo para mi tenia un efecto surrealista, la tranquilidad del día, con su silencio, contrastaba totalmente con el sonido del océano que con su fuerza retumbaba como un trueno.








La ruta tenia saltos para todos los gustos y cada uno podía elegir y desarrollar su habilidad, desde el bastoneo hasta los saltos.
Hacia tiempo que tenía ganas de un sábado como este, desconectando y conectando al mismo tiempo.






Después de la ruta nos dirigimos a una cazoleta cerca del lugar donde fuimos a saltar y allí también nos sumergimos en un poco de historia.









Todo me pareció perfecto, y pensé que lo que se me quedó en este día no se consigue cada día.
Entre todas las cosas que aprendí, no puedo olvidar que siempre es mejor llevarse un pequeño botiquín...
y que no es necesaria una lanza gorda para un hombre flaco...
lo que acabo de decir puede sonar una tontería pero quien fue a la ruta lo comprenderá...

Todos sabemos que...lo que pasa en el risco se queda en el risco.

(Mirko)





martes, 7 de marzo de 2017

El Ancón y un cadáver exquisito: libertad















El sábado pasado estuvimos con los alumnos en la ruta del Ancón, al finalizar la misma dimos respuesta a una invitación que nos hicieron para reflexionar sobre los derechos de la infancia, concretamente sobre el derecho a la identidad cultural. Lo hicimos en torno a un  Cadáver exquisito,  un juego de palabras por medio del cual se crean maneras de sacar de una imagen muchas más, es una técnica usada por los surrealistas en 1925, y se basa en un viejo juego de mesa llamado "consecuencias" en el cual los jugadores escribían por turno en una hoja de papel, la doblaban para cubrir parte de la escritura, y después la pasaban al siguiente jugador para otra colaboración. Para el proyecto lo editaremos y hoy lo plasmamos aquí tal y como quedó: 















¡Tira del brazo de arriba, desliza y mueve los pies…sí! ¡Perfecto!  
Mi mayor superación, libertad y seguridad
Libertad, descubrimiento, superación
El risco, la mar y el pescado
El mar y el risco el tacto que nos une


















Yo soy el yo
Disfrutando de la naturaleza, superando tus límites
Libertad, equilibrio tranquilidad y más aún…
El respeto por la tierra se enseña de padres a hijos
Al principio sensación de ser minúsculo ante tanta grandiosidad, luego, al bajar con mi lata por esos riscos, me siento con poder para superar ese descenso.
No hay precio que pague la sensación de libertad
La dificultad del camino hace más fuerte nuestros pasos... 
Deporte más naturaleza, más adrenalina es igual a salto del pastor, más caña/tapa es igual a sábado completo.



miércoles, 1 de marzo de 2017

Cuevas de Bencomo: Benitomo es su nombre.

El fin de semana pasado estuvimos con los alumnos en la ladera de la Resbala y las Cuevas de Bencomo, el lugar siempre me ha parecido espectacular tanto por el entorno como por la historia a la que nos acerca el lugar con su nombre. Es probable que esta ocasión haya sido la última vez que pasamos por allí y la verdad es que nos alegramos, poner en valor este espacio es algo que hemos venido demandando desde hace algunos años.

En el año 2010 nuestro colectivo organizó el encuentro Nacional de Salto del Pastor, el encuentro se llamó Taoro 2010, queríamos hacer un tributo a los primeros pobladores de esta isla y a la génesis de esta actividad. El paso por las Cuevas de Bencomo formó parte de aquel encuentro hace ya siete años, también nos acercamos a la historia del Mencey y su descendencia. Recuperaremos en esta entrada del blog algunos de los elementos que estudiamos para compartirlos aquellos días con saltadores de todas las islas y añadiremos algunas nuevas referencias.  

El Mencey de Taoro durante la conquista se llamó Benitomo, tal y como queda recogido en los documentos de la época tanto en los repartimientos de tierras que hizo el adelantado como en la conocida Información solictada por Margartita Guanartame, hija del conquistador Canario Don Fernando Guanarteme, hecha en Las Palmas el 23 de mayo de 1526, donde el testigo Juan Baxo declaró “desbarato de los guanches cuando mataron al rey gran que se llamaba el rey Venitomo de Taoro”  
Desarrolló un papel destacado durante la conquista, ejerciendo como líder de los llamados bandos de guerra por el conquistador (Tacoronte, Tegueste, Taoro, Icod y Daute). Perdió la vida en la batalla librada en La Laguna cerca de la montaña de San Roque y quedó en la memoria de los Canarios como Bencomo, nombre que utilizó el poeta Antonio de Viana (S. XVI) en el romance poético en el que contó o mejor dicho adornó la historia de la conquista de Tenerife, añadiendo información que contribuye a la leyenda en lugar de a la historia. En palabras de  Mª Rosa Alonso en su libro La Luz llega del Este -donde por cierto dedica dos capítulos al Mencey-, “la poesía, cuando es señora del alma, tiene un reino ilusionado al que la realidad no llega nunca”


Benitomo, “ambicioso” o “el del ansia o ensoñación” (según el diccionario ínsuloamaziq de Ignacio Reyes).


Dice la tradición que la cueva que visitamos en esta ruta fue su morada, no obstante, lo más probable es que de serlo no fuera la única ya que sabemos que en el barranco de Tafuriaste también residió. Al respecto, el estudio de los repartimientos de tierras realizados en Tenerife, después de la conquista, nos permite observar que se citan diferentes lugares en los que, como referencia para su identificación, se utiliza el nombre del Mencey Benytomo, bien para señalar donde vivía (la casa del Rey Benitomo que se llamaba el Arautaba), qué era de su propiedad (el auchón del rey de Taoro) o  incluso donde nació (donde nascio Benitomo en medio de dos barrancos). 
La que conocemos como Cueva de Bencomo fue declarada monumento histórico artístico junto a la Cueva de Caboco de Belmaco, de la Villa de Mazo (Isla de la Palma), el 14 de marzo de 1986 (B.O.C. número 38, 2 de abril de 1986). Dicha cueva es descrita como Cueva del Rey o Cueva de Bencomo, localizada a orillas del Pinito, consta de 3 alojamientos, uno de ellos formado por dos salas ampliamente abiertas al exterior, de unos 3 metros de profundidad y 2,5 metros de alto ambas, por 6 y 8 metros de anchura respectivamente, comunicándose interiormente por un estrecho pasadizo de 2,5 metros de largo y sólo 0,8 metros de alto. En el interior de la cueva se encontró una inscripción realizada posiblemente en almagre, que rezaba “J. A. Alvz 1837”, algunos historiadores consideran que hace referencia al erudito portuense José Agustín Álvarez Rixo, que en esa época había publicado en una revista de mediados del XIX bajo el seudónimo de El Guanche Tabengor.


Benitomo destacó durante la conquista ejerciendo como líder de los llamados bandos de guerra. Perdió la vida en la batalla librada en La Laguna y su hijo Bentor lo sucedió hasta y prefirió quitarse la vida en suicidio ritual a entregarse al conquistador. Este hecho lo sitúa la tradición en las laderas de Tigaiga en Los Realejos pero los repartimientos de tierras de la época indican que el despeñamiento se produjo en la ladera contraria “ en el camino de abajo en la Orotava”.
 Bentor dejó descendencia, conocemos la existencia de dos de sus hijos un varón que fue esclavizado del que desconocemos su nombre y una hija que se llamó Ana Gutiérrez. El profesor Leopoldo de la Rosa Olivera dio a conocer el pliego de descargo que presentó el Adelantado en un juicio de residencia en 1508, en el que se le juzgaba por no haber cumplido con la venta del hijo de Bentor a su hermana Ana que trató de liberarlo y pleiteaba con el adelantado por el incumplimiento de este, que lo vendió a Diego de Llanos en la Palma. Dos documentos de fines del siglo XVI en los que aparecían los nombre de Ana Bentor de Mena y Antón de Mena Benchorne en los que aparecían como primos permitieron al investigador investigador entresaca de la lectura de los mismos que Ana Bentor, hija de Pedro de Mena, y Antón de Mena hijo de Sebastián de Mena, tienen respectivamente como padre y abuelo, a Martín de Mena, el marido de la ya mentada Ana Gutiérrez. 
Los geanologistas le han seguido la pista a la descendencia de estos dos nietos de Bentor y a un tercero llamado Juan, con tierras y propiedades en Taucho que desarrolló un papel importante entre los naturales de la isla, como puede comprobarse en el pleito en el que se solicitaba portar a la Virgen de Candelaria. El uso del apellido Bentor un siglo después por dos de los nietas de su hija Ana, es una muestra del conocimiento y orgullo que sentían los mismos por su ascendencia y queda demostrado la pervivencia en los Mena del linaje de Benitomo el gran rey de Taoro.  
   

En el profundo estudio genealógico sobre la familia de los Alzados de Icod del Alto que ha desarrollado Carmen Nieves Luis García (La Música Tradicional de Icod de los Trigos, tiempo de juegos, rezos y entretenimientos. Volumen I), se plantea como hipótesis que tras la conquista los descendientes de Benytomo dejaron de utilizar el nombre en los documentos por miedo a la esclavitud y el destierro. La aparición de un documento en la isla del hierro con fecha de 1510 que recoge el fallecimiento de un hombre llamado Francisco Benytomo sería un apoyo de la misma. ¿Sería este Francisco Benytomo el hijo de Bentor vendido en La Palma? ¿Llevaría como apellido el nombre de su abuelo estando desterrado en el hierro?


 Taoro es el nombre de uno de los nueve Menceyatos en los que estaba dividida la isla en tiempos de la conquista. Un amplio territorio en el que se incluirían los actuales municipios de Santa Úrsula, La Orotava, el Puerto de la Cruz, Los Realejos y San Juan de la Rambla, en el norte de la isla, además de un franja de tierra en el sur, entre los actuales municipios de Fasnia y Arico, conocida por los indígenas como Imovard o Ymovad otro hecho probado documentalmente:

…unas tierras y aguas que son entre el reino de Güimar y entre el reino de Abona, en el valle que se dice la tierra de Imobard y llámese el agua Cebeque y el valle se llama Tamaduse, y las cuales tierras son en derecho de los abrigos… Data otorgada en febrero de 1505 a Diego Negrón

…y pongo una dobla de tributo sobre unas tierras que tengo en el término de Taoro do dicen Fasnia, para que haya en término de Güimar en el tanque una ermita… Francisco González, hermano de Juan Gaspar. 1602
Algunos han confundido Ymovad con un nombre, hasta una calle tiene en Santa Cruz,

Este error se debe a una lectura equivocada del acta del Bufadero 21 de julio de 1464, …vinieron ende parescieron ante el dicho señor el gran Rey de Imobach de Taoro, el Rey de las lancadas que se llama Rey de Goimad, el Rey de Naga, el Rey de Abona, el Rey de Tacoronta e el Rey de Benicod e el Rey de Dexe e el Rey de Tegueste e el Rey de Daute e todos los sobredichos nueue Reyes juntamente fisieron reuerencia…


En las últimas semanas hemos visto como parece que desde diferentes instituciones públicas han puesto el ojo en el lugar lo cual nos alegra. Esperamos que se convierta en una referencia obligada para profundizar en nuestra historia con rigor y acerque a nuestra sociedad al personaje histórico y a la cultura que representa. Benitomo es su nombre.

 En nuestro blog hay otras entradas donde hablamos de la Cueva de Bencomo:



lunes, 13 de febrero de 2017

UN SÁBADO MÁS..............

Un sábado más, un día más
volveremos a saltar con la
misma ilusión que los días
atrás.


Hemos decidido deleitar con
nuestros saltos y habilidades
a los flamantes acantilados de
la costa de Santa Úrsula,


La vertiginosa subida hasta Vista
Paraíso se dificulto por su desnivel
que nos sacaba el sudor emergente
de la piel, el Tasaigo nos rasguñaba y
el Cornical los pies nos ataba.


Ya en la cima del risco nos esperaba
la bajada con destreza y azaña
acompañado de pencas y tabaíbas.


Llegando al Ancón saltando, riendo y
escuchando el ruido del regatón los
instructores nos aconsejaban como
manejar la lata en una impetuosa bajada.
La brava marejada, podía asombrarse de
lo alto del risco para poder alzarse.


Ya llegado al punto de partida, había que
guardar las latas y esperar al siguiente día.

( Samuel )








martes, 7 de febrero de 2017

ORGULLOSO DE HABER NACIDO EN ESTAS ISLAS

Llegamos a la escuela y empezamos a coger cada uno sus lanzas, las metimos en la furgoneta y fuimos al Puerto de la Cruz, por la zona cercana a Los Roques, había un gran número de bancales, Javi nos dijo que nos llevó allí porque debíamos practicar saltos de cierta altura para poder prepararnos para las rutas que vamos a realizar.
               
Una vez allí, al llegar, empezamos a ponerle cebo a la lanza y empezamos a caminar hacia una explanada donde empezamos a hacer unos ejercicios de calentamiento y practicar el salto de "lado a lado" Una vez terminado, fuimos bajando por los bancales.
                 El lugar es maravilloso para realizar el salto del pastor como entrenamiento porque hay una gran cantidad de bancales en los que puedes practicar distintos tipos de saltos. Una vez que llegamos abajo volvíamos a repetir, creo recordar que lo hicimos tres veces. Nos sirvió de ayuda, ya que aprendimos a manejarnos mejor a alturas mayores y a coger mas confianza.



Finalmente, un camino conducía a un mirador, habían unas vistas impresionantes del Puerto de la Cruz y del océano, una vez allí, regresamos a los aparcamientos y nos fuimos todos para casa. Fue un día muy bonito, personalmente me lo pasé muy bien y aprendí mucho, siempre estaré orgulloso de haber nacido en estas islas y hacer este maravilloso deporte, típico nuestro.  

(Victor)


jueves, 19 de enero de 2017

DE RISCO EN RISCO Y SALTO PORQUE ME TOCA


Aún recuerdo cuando era niña y andaba por las veredas de Rojas, Las Breñas y El Clavo. Ahora voy dando saltos por estos senderos, antaño caminos que nuestros antepasados seguían para llegar a la costa.







    









Empezamos la tarde en el sendero que nos llevará hasta Rojas. Entre bastoneo y saltos vamos descendiendo por la ladera, que nos deja ver una estampa única con vistas de la costa norte, pasando por el Teide hasta llegar a Teno.

   







Por el camino, vemos antiguas cuevas que usaban los cabreros para su resguardo, conservados laperos y hasta encontramos restos de cerámica de nuestros antepasados los guanches.  

Por la ladera, la naturaleza se abre camino y pasamos algún mal rato entre Cornicales y Tasaigos que se enredan en las botas y nos hacen tambalear.
   






Cuando llegamos a la costa, entre salto y salto, disfrutamos de una maravillosa puesta de sol que nos indica el fin del día y de otro buen rato de saltos.







  





Cae la noche y emprendemos el camino de vuelta y, aunque cansados, con ganas de volver a reunirnos para disfrutar de otra tarde y ver que sorpresa nos aguarda para la próxima semana.
         
(Rosi)

martes, 17 de enero de 2017

GANAS DE PODER COGER LA LANZA Y EMPEZAR A SALTAR

























Como era de costumbre, siempre llegando tarde, tenía ganas de poder coger la lanza y empezar a saltar, a descubrir nuevos saltos, a vivir nuevas experiencias como conocer nuevos riscoLlegamos al colectivo donde cada uno cogió sus lanzas correspondiente lo cual  las introducimos en el coche para ponernos en marcha a el risco de rojas. 

























Tras llegar a nuestro destino cada uno de nosotros saco su lanza. Hasta que por fin los monitores nos dirigieron el camino, al llegar al risco me sorprendí mucho, ya que era un bastoneo un tanto complicado, No solo era la dificultad del bastoneo y de brincos si no que las plantas hacían más difícil el poder avanzar, entre varios intentos de caerme me puse en pie, gracias a las prácticas anteriores supimos arreglárnosla .Muchas veces los monitores no nos dirigían el camino, si no que teníamos que buscarlo nosotros y si nos confundíamos teníamos que seguir en la búsqueda, cada uno podía guiarse por donde quisiera eso fue lo mejor de todo ya que hay nos dimos cuenta de que no es tan fácil como parecía.
Entre saltos a pies juntos, bastoneros y regatones muertos me di cuenta de que ya habíamos llegado a los pascales Pero no nos hagamos falsas ilusiones, antes de llegar quedaba el gran salto, unos de los saltos en los que tenías que controlar muy bien la técnica para caer en el sitio adecuado Pero eso no es dificultad ya que nos han enseñado muy bien así que fue muy fácil pasar ese salto.


























Muchos aprendizajes hubieron en los pascales, en mi caso aprendí a pasar de lado a lado, a saltar de lado avanzando, Gracias a practicarlo tanto pude convencer a los monitores para que me dejaran hacer el regatón muerto, entre tantas dudas y miedo logre hacerlo!!

























No soy una persona que practique mucho el deporte, o que lo adore, pero el salto del pastor ha hecho que me resulte muy bonito el poder descubrir paisajes nuevos el poder adentrarme en la vegetación, me relaja hace que me sienta libre a la hora de saltar. Yo no he nacido en estas islas tan bonitas y maravillosas,pero gracias a muchas personas  he aprendido cultura como también tradiciones e historia sobre la población de antes, y me alegra mucho el poder ir cada sábado, a aprender cada día una cosa nueva, a conocer montes que nunca había visto, en conclusión me encanta el salto del pastor! 

(Vanesa)