Páginas vistas en total

miércoles, 17 de diciembre de 2014

                                                                     

                                                                       





  14 de diciembre, Domingo

La cita era en domingo, la cita era en Buenavista, a la cita acudimos ataviados con nuestras lanzas, y allí fuimos acogidos junto al resto de voluntarios por los amigos Abeque.Nuestro destino, nuestro campo de batalla, en esta jornada no era otro que Barranco Seco, que nos esperaba imponente, fresco y verde, regalando al saltador su mejor verticalidad. Saltito a saltito y con seria observación localizamos nuestro “enemigo” a abatir, el rabo de gato, planta invasora que amenaza a nuestra flora, a nuestra fauna, a nuestro paisaje
            




David compañero Chiregua y miembro de Abeque, hábilmente tomó el mando de los saltadores, organizándonos por grupos y por zona, y de esta forma comenzó una jornadamás, con el fin último de erradicar a la “invasora”.


El trabajo no es fácil, tampoco es que sea muy duro. En busca de la planta, la lanza nos lleva por laderas verticales impensables para el senderista y una vez allí tras desflorarla procedemos, “picareta” en mano, a arrancar de raíz el resto de la planta.


 








El trabajo no es fácil, pero nos compensa, nos compensa compartir un fin en el que creemos, nos compensa compartir un día con tan buena gente, nos compensa


                                             ( Veronica )
  



 


martes, 2 de diciembre de 2014




(29 de noviembre)
Este fin de semana pasado, el Tagoror Chiregua suspendió la salida en ruta, atendiendo a las justas demandas que piden SOL (Sociedades oficiosas de lanzas), en base al decálogo del buen saltador, en uno de cuyos puntos dice textualmente “…debiendo ser la actividad de salto inherente al aprendizaje y goce de la Naturaleza Canaria, habrá circunstancias atmosféricas en las cuales no podremos usar esta herramienta de la lanza o astia para este fin,, pues estará reñido con nuestra seguridad : el llover, al no permitir frenar con la lanza, ya que estará la madera mojada, resbalando nuestra mano, perdiendo así las funciones para las que fue creada..” y hemos decidido dar descanso a estas herramientas que tan buen trabajo llevan realizando a lo largo de estos años.
Ya en serio , lluvia y lanza no son buenas compañeras, y mas de una vez lo hemos comprobado cuando unas gotas o la “posma” tan de nuestro norte, han cubierto el cielo, y hemos tenido que continuar con el bastoneo como único recurso, y con mucho cuidado.
 …eso si, el próximo sabado ¡nos volvemos a ver en el risco¡

martes, 25 de noviembre de 2014




( 22 de noviembre, sábado)


PASEÍTO HÚMEDO EN LAS   LADERAS DE MORDOR:



Ponle que eran las cuatro…todavía enyugados con el cous-cous del almuerzo y azorados por la adversa meteorología, nos dispusimos a salir del local tras haber elegido concienzudamente nuestra lanza: – ¡Ajh, esa misma muchá!–, – A mi dame una chiquita tal… –, –  Yo quiero la de Don Pedro – dije yo, sabedor de la extrema calidad de la vara del Pater, ahora, ños! pesa la cabrona.Está fuerte el hombre.


















Ya enfilados poripallá veníamos cinco monitores, dos alumnos y un freelance (free=libre, lance=lanza, libre de lanza, vamos, que no tengo): Fran, doña Petri, Mª José, Javi, Ricardo, Marta, Enrique Carmona (atención, calcetín por encima del pantalón, máximo estilazo) y uno. Dirección el Ancón, tras un breve análisis ornitológico con kíkaras y gallinas punky de por medio, nos desviamos antes del portón hacia la derecha por un senderito empinado que nos llevó hasta Vista Paraíso. La vista pa´ abajo es un paraíso, sí, el mar extenso, el barranco angosto, el valle de fondo, todo verde, todo chachi.



Ya lo que es pa´ arriba la cosa cambia, na más que bajantes y terrazas de ricos vistas desde abajo. Ahora entiendo el concepto “deporte marginal”. Tras unas breves pero altamente pedagógicas lecciones de salto a Marta (primera toma de contacto con el brinco, directamente a la riscadera, ¡ala!, menos mal que la chica es ajeitada) comenzamos a descender con el noble y seguro arte del bastoneo; pincha por aquí, pincha por allá, pasito aquí, resbalón allá, sácate los picos de penca del culo, etc…al final con lo “resbalizo” que está va a ser más seguro saltar a regatón muerto. Así que yo me sumbé de lo alto – ¡Rián! –.






En la bajada, que fue segura pero veloz, como el antiguo cuatro latas de Petri, hubo tiempo para identificar la flora autóctona correspondiente: había unos pasteles de risco que daban ganas de echárselos a la boca de lo carnosos que estaban, y lágrimas de la virgen, que podrían haberse llamado mocos blanquecinos o incluso lapos de rana pero claro, la imaginería religiosa siempre es más recurrente en materia botánica.
De súbito, la inquietud se hizo palpable. Al frente y sobre el mar se suspendía en su negritud la gran cortina húmeda, el ojo de Sauron, el llanto de Belcebú, ¡Oh Dios!. Huimos pues, cual pequeños hobbits de la comarca amedrentados por una fuerza divina, pero resoplando aliviados pues esta vez la naturaleza benevolente nos había respetado durante todo el descenso, según algun@, se había “confabulado” con nosotros.




Comentando la jugada regresamos de vuelta al local, algunos más mojados que otros pero felices todos; y aprovechando la coyuntura nos mojamos por dentro también, pero con agüita de cebada que dicen los profesionales de la salud que es bien rica para después del deporte. Hagámosle caso pues, ¡salud!

                                       Eresé
 






miércoles, 19 de noviembre de 2014




Por la costa del Sauzal, 15 de noviembre.








El dicho antiguo reza “cumbre clara, mar oscura, agua segura” y esta tarde el horizonte se presenta oscuro, muy oscuro…pero a las 4, al Rincón , como casi siempre, el Sol lo calienta ( la isla con sus mil microclimas…ya sabemos que, aunque llueva en La Orotava, en Los Realejos,…, hay que bajar el dia de curso, porque aquí lo mas probable es que no caiga gota, o pase rapìdamente la lluvia)




Nos juntamos hoy 10 personas, con Loren que se anima después de un tiempo sin brincar ( que bueno¡), y con una pareja extranjera, amigos de Ricardo que quieren conocer nuestra cultura, y nos acompañarán, viendonos desde el camino.

Haremos hoy Rojas, y tras andar unos minutos por el sendero, nos situamos en el balcón que muestra la ruta ; la cortina de agua está en el mar, pero confiamos que tendremos tiempo. Con Pedro y Alex guiándonos en la bajada, el resto del grupo les seguimos, haciendo uso del bastoneo, de saltos a pies juntos, intentando buscar el mejor lugar donde poner el regatón. Yesi, Raul, Ricardo,Dani,Jeny…el grupo este año tiene maña para la lanza, y se les nota en cada salto.


“escapamos¡” es casi el comentario generalizado cuando llegamos a la costa, y aprovechamos el rato de luz que queda en la tarde para practicar en las paredes que lindan con los charcos de la zona, mientras las olas rugen de acompañamiento musical. Vanesa y David, los amigos de Ricardo, hacen sus primeros pinitos, y se les ve el rostro luminoso ( la sorpresa y la alegría de descubrir)



Con el sol ya escondido, comenzamos el regreso, y entonces ya abre el cielo… el agua nos acompaña en toda la subida, pero… ¡gracias a quien manda la lluvia por dejarnos saltar hoy!



martes, 11 de noviembre de 2014



SABADO 8 DE NOVIEMBRE

Ya son las cuatro , y la tarde se nos presenta con buen tiempo para nosotros, nublado y algo de fresco gracias a esas lluvias ya esperadas con ansias , ya estamos todos preparados "puntuales" como siempre.
 Hoy los chicos nos dicen que vamos a Barranco de Ruiz a saltar, la verdad es que me hace mucha ilusión es para mi un lugar bastante especial del cual me vienen muy buenos recuerdos.


Nada mas llegar nos dirigimos a la casa donde esta situado el viejo molino de agua, justamente debajo del conocido Pico de la Grieta, una ves allí Petri nos explica la historia del molino, de como se utilizaba para moler el grano que los agricultores de la zona recolectaban para hacer nuestro tan apreciado gofio; y también nos explico que es lo que era una rambla ya que desde allí se podía apreciar perfectamente.







 Una vez acabada la clase de historia nos repartimos por la zona en un par de grupitos (bastoneos, regatones muertos, saltos de banda)  aprovechando cualquier pared, e incluso el estanque seco situado sobre del molino; a medida que el cansancio iba causando estragos nos fuimos juntando para así formar un solo grupo, e incluso hubo un momento divertido en el que nos pusimos a jugar con las lanzas.








 A medida que fue decayendo la tarde nos bajamos al parque recreativo de Barranco de Ruiz, Aprovechando la estructura de un viejo columpio, Kevin se marca unos saltos a regatón muerto, y claro, como no, uno tras otro terminamos todos saltando quemando esos últimos cartuchos y así dejar energías para el siguiente sábado.





















Un abrazo. (Daniel Alvarez)

martes, 4 de noviembre de 2014



Sábado, 1 de octubre de 2014
Aunque parecía una tarde desapacible, acabó siendo muy divertida. Yo fui con mi hermano y con mi padre, que llegamos tarde. Luego fuimos por un sitio que no era, llovía paraba, llovía paraba, pero al final nos acabamos encontrando con vosotros.


Nosotros nos salvamos un poco pero a vosotros os cayó un chaparrón en medio de la clase de salto. Unos se refugiaron en cuevas, otros debajo de lo que encontraban y algunos lo hicieron debajo de una tabaiba, o al menos lo intentaron.












También se soltaron dos pardelas que había traído Quique. Estuvimos al igual que la lanza, así que fue un poco más difícil el salto. Después de la última llovizna, el tiempo se portó y no volvió a llover. A parte, fue el primer día que he ido al salto este curso, y estaba un poquitín espesa. Hicimos saltos a pies juntos, de banda y algunos a regatón muerto. Más tarde, bajamos el barranco que llevaba hasta el mar, una pequeña playita. Allí estuvimos un rato practicando el salto de lado a lado, con charquito debajo incluido.

                                                                                           
                                                                                          
Muchos le cogisteis el tranquillo enseguida, pero a otros nos costó un poco seguir el ritmo, porque hacía mucho tiempo que no lo hacía. Los saltos de lado a lado en ese barranquillo me parecieron muy bonitos porque tenías el mar enfrente y, aunque estuviese nublado, las vistas eran bonitas. Después de estar un rato allí fuimos subiendo por el camino hacia la escuela. 




Luego se fueron todos excepto Laura, Javi el de Santa Cruz, mi padre, mi hermano y yo, que nos tomamos algo en el bar. Al final nos despedimos y nos fuimos.


Hasta el próximo sábado!!

Pilar