Páginas vistas en total

martes, 30 de mayo de 2017

Taborno-Tamadite-Palo Hincado





Después de tantas rutas, aún me sigo sorprendiendo al encontrar unos lugares tan fascinantes y encantadores, donde nos sentimos todos sobrecogidos y nos miramos con cara de asombro, incrédulos, en este lugar de regocijo, por donde tanta gente, a través de los tiempos, ha dejado su impronta, en las paredes de Casa Hilario. 



 En cuanto a lo demás, a la ruta que nos llevó hasta este lugar tan especial, todo estupendo, todo increíble. Si quieren poemas, florituras y a este lugar dedicar halagos, vayan al camino de Palos Hincados (leáse con h aspirada). 















martes, 16 de mayo de 2017

Valle Crispín

Valle crispin, es una de las tantas maravillas que tiene Anaga, unos barrancos que enamoran con sus cardones y tabaibas.






Se puede apreciar a lo lejos la presencia de nuestro padre Teide que nos acompañó en casi toda la ruta mientras que la brisa marina y el ver el inmenso mar de fondo nos daba un poco de aliento después del ascenso a la carretera general, que a pesar de largo (unas 2horas), entre risas y anécdotas de los compañeros siempre se hace ameno mientras disfrutamos del paisaje. 

La bajada es muy técnica con mucho bastoneo, de esos que te obligan a clavar bien el regatón porque el terreno no es muy firme, pero la verdad es que nos viene bien para perfeccionar nuestro estilo y coger soltura, sobretodo a los que llevamos poco tiempo saltando.

Esta isla no deja de sorprenderme, tantos rincones ocultos a la espera de que los descubramos. Ya planeamos en futuras rutas transitar el otro lado del barranco que no dejaba de llamarnos la atención con sus numerosas cuevas y saltos.
Esto es un vicio, nunca hay una ruta igual a otra, siempre se descubre un paso nuevo, un salto nuevo donde mejorar nuestra técnica y disfrutar de este deporte.
Nos vemos en el risco.
Brian

jueves, 4 de mayo de 2017

Ermita Teno Bajo-Casas de la Mulata-Barranco de Itobal

Salida del colectivo  con destino a Teno bajo y con mis compañeros Javi, Juan, Lourdes, María José, Víctor, Alex, Andrea, Manolo y un servidor Tomás, con ganas de pasar el día con nuestras lata.




Empezamos subiendo por la vereda de la Ermita de Teno bajo con destino la Casa de la Mulata, con nuestra mochila y lata a cuestas vamos subiendo poco a poco y ya nuestros ojos empiezan a disfrutar de las impresionantes vistas y bellos paisajes gracias al buen tiempo. 
Así llegamos a la cima donde hay un poblado de nuestros antepasados precioso en el cual tomamos un descanso para coger energía y prepararnos para disfrutar del salto. 




La ruta tiene dos fases la primera te baja por la cima  del risco desde la Casa de la Mulata, con saltos,  bastoneos y las vistas a nuestros pies de Teno bajo y hacia tras dejamos Teno alto 



La segunda baja hacia el barranco de Itobal, metidos en el cauce vamos encontrando saltos de lado a lado, saltos de precisión y bastoneos impresionantes muy precisos, de esos que te suben la adrenalina y hacemos gracias a las poyetas que nos han dejado nuestros antepasados. Salto a salto vamos llegando a la Ermita nuevamente, punto de salida y llegada de la ruta y desde allí mirar ese monstruo de risco que nos ha dado un buen día de disfrute y salto.






Tomás