Páginas vistas en total

miércoles, 29 de febrero de 2012

Barranco El Lajío

El pasado sábado llegamos con las mismas ganas de siempre de echarnos unos brinquitos (y algunos terminamos la ruta haciendo algún que otro salto de lado a lado en el Baile de Piñata, pero no doy nombres por aquello de mantener la confidencialidad). Una vez cargadas las lanzas emprendimos rumbo a la cumbre para bajar el Barranco de El Lajío. Como bien dice su nombre, se caracteriza por tener el cauce lleno de lenguas de lava y lechos de arena bien blandita, para deleite de los que como yo aún tienen un poco de miedete... Durante la ruta pudimos observar, según nos explicaba Petri, una red de tubos volcánicos en otra época interconectados, por las caractyerísticas de estas formaciones el barranco era conocido por el colectivo como el Barranco de los Siete Ojos, segun al miembro del mismo. Con este nombre lo conocían hasta que conocieron a Toribio, un pastor de Aguamansa que colaboró con ellos en el estudio de esta ruta para el Encuentro de Salto del PAstor "Taoro 2010", él lo llamaba el Lajío, posteriormente lo confirmaron en fuentes oficiales. 
El tiempo nos acompañaba con un rico solecito, pero a medida que íbamos subiendo a la cumbre la temperatura bajaba y no podíamos estar parados mucho rato. Así, cogimos rápidamente la pista forestal y después de un paseo empezamos a subir hasta el lugar en el que íbamos a comenzar la ruta para luego descender por el cauce del barranco. En esta ocasión era sencilla y poco expuesta, pero igualmente bonita por el paisaje y la posibilidad de brincar al ritmo y dificultad que se quisiera. Practicamos algunos brincos de lado a lado, saltos a pies juntos y algún que otro bastoneo de precisión.
Como siempre, las sensaciones son estupendas; se disfruta del grupo, del aire libre, se va ganando confianza al ir dominando la técnica… ¡Es una actividad que engancha y a la que se va queriendo cada vez más!

No quisiera terminar sin agradecer a los “seños” su paciencia y dedicación, y que nos estén dando la oportunidad de vivir una bonita experiencia de grupo, de superación personal (para mí) y de disfrute continuo del contacto con la naturaleza. Mil gracias también a los veteranos por acompañarnos y por aportar tanto cariño y risas.

Un abrazo grande para todos y una polkita

Risco pa'cá
Risco pa'llá
Yo vengo a verte
y tú, brincaste ya!!!!

NUSI

lunes, 27 de febrero de 2012

Buen viaje Nayra!!!!! (Rojas-Palmera)

Resulta extraño escribir el diario de ruta estando ya en Madrid, en mi otro mundo, el ajeno al risco y al mar, el que no entiende de lanzas y saltos a pies juntos, pero un mundo donde CRECÍ, un espacio llano lleno de montañas imaginarias que te invitan a subir y a descubrir el mundo desde diferentes perspectivas. Un lugar donde aprendí de la libertad, del reinventarse, de la amistad y el amor, de la tolerancia y sobretodo... un lugar que me hizo valorar mi tierra a mi regreso.Entonces llegó el salto del pastor, el Tagoror Chiregua y los que se convertirían en mis grandes amigos. Un colectivo que me mostró la tierra que yo creía conocer; que me hizo comprender la historia que carga cada barranco y me habló de nuestras tradiciones. Me invitaron a valorar la naturaleza y terminé por incorporarla a mi vida..qué gozadaaaa! sobretodo cuando se vive en estas islas interminables...GRACIAS chic@s!

De esto ya hace un tiempito, y aunque nunca fui demasiado constante con la lanza, siempre procuré salir a brincar de vez en cuando y juntarme pa´los encuentros en las otras islas:) Este invierno, aprovechando un tiempo sabático, retomé el curso los sábados por la tarde..y me encontré con un grupo de nuevos y "viejos"(jejej) saltadores estupendos!
La ruta de este sábado pasado fue a Rojas (costa del Sauzal), la bajada "por la laja a la palmera". Es probablemente la ruta que más he brincado y una de mis favoritas, por las vistas de la costa, del Teide, por la posibilidad de incorporar un bañito al llegar abajo y por los atardeceres.. Éramos un buen grupito y eso nos permitió dividirnos y plantear dos posibles bajadas. Ambas muy próximas, pero con grados de dificultad diferentes. Yo opté por juntarme con "los nuevos" y los profes, ya que mis brincos aun necesitan ser pulidos.. La ruta es de descenso, por una ladera poco expuesta y llena de posibles aproximaciones hasta dar con la laja. Las tabaibas, los cornicales, inciensos y esparragueras son compañeros de ruta y te obligan a rastrear un camino que en un principio brilla por su ausencia . Pero eso también forma parte del aprendizaje, olfatear y buscar camino... La bajada por la laja (risco de basalto) es cómoda, juguetona y repleta de polletas (huecos evidentes donde clavar el regatón). Nos tomamos nuestro tiempo, quizás por lo agradable de la tarde, y una vez abajo, en la costa, algunos valientes se dieron un chapuzón en ese mar del Norte extrañamente manso..

En el paseo costero nos encontramos con más gente de la habitual, probablemente gracias a la recién estrenada carretera que facilita el acceso a este lugar. Rojas estaba repleta de casas cuevas hasta hace unos años, en que la ley de costas (permisiva con algunos y rigurosa con otros) se encargó de acabar con aquel asentamiento costero y "restaurar" el lugar.
Después de disfrutar del atardecer, repleto de nubes encendidas, abordamos la subida, cargaditos de energía y llegamos a los coches anocheciendo. A la llegada al colectivo para dejar las lanzas y despedirnos, me tenían una sorpresa organizada (si es que..esta gente es más novelera..) una meriendita con sidra y tó! para brindar por este viaje a Sudamérica que comienza en unos días... Le hablaré a Ecuador, Perú y Bolivia de nuestros riscos, de nuestra gente y prometo empaparme de aquella cultura tan lejana y cercana a la vez y traer de vuelta toda esta experiencia.
Gracias Juan, por pedirme que me encargara de escribir el diario de esta semana... un buen momento para sentarme a pensar antes de volaaaaaar!!

Gracias a todo el colectivo por estar :)

Nos vemos pronto!!!!!!
Nayra




 


jueves, 16 de febrero de 2012

El Caletón


Para la ruta de esta semana hubo que madrugar,  era domingo y a las diez de la mañana teníamos que estar en el colectivo. Pero eso, no fue impedimento para que allí estuviéramos; habrá que irse acostumbrando, pues pronto empezaremos a salir los domingos con rutas más largas.

Nuestro destino era El Caletón, en la costa de La Matanza. Visto desde arriba, el risco parecía demasiado vertical y mucho más expuesto que otros, pero al final, no resultó nada difícil.  Se pudo bajar bien con bastoneos verticales y algún que otro salto a pies juntos, pero ambos con mucha precisión. Creo que empezamos a vernos más sueltos en el risco, porque ya no vamos fijándonos  donde pone el regatón el compañero que va delante, para nosotros hacer lo mismo; sino que cada uno  va buscando el salto que cree más seguro a sus posibilidades.
A mitad de camino hicimos una parada en una cueva aborigen, donde Toño y Juan nos estuvieron comentando su historia. En el suelo y entre las rocas, aún se podían encontrar algunos restos de cerámica y también concheros. Finalizamos la ruta a mediodía y decidiendo donde ir a comer. ¡Que mejor sitio que hacer un repaso por La Escarranchada! (fiesta que se había celebrado el día anterior) - propuso Enrique. Así que allí nos presentamos y tras acabar con la paella, los tomates aliñados y el pan con chorizo, rematamos la tarde con una improvisada parrandita, gracias a Goyo que nos acompañó con su voz y su guitarra.
Me despido, dando nuevamente, las gracias a los miembros del colectivo Tagoror Chiregua, y especialmente a Juan y a Toño, por enseñarnos una tradición “tan nuestra”, haciendo que ya empecemos a  amar el risco.

                Nos vemos de nuevo el próximo sábado.

                Juana


miércoles, 8 de febrero de 2012

Rojas-Camino Las Breñas

Este sábado el tiempo amenazaba fuertes vientos por alerta amarilla pero esto no dio paso a que disfrutáramos de Rojas. En esta ocasión descendimos por el camino a través de los riscos bastoneando y al mismo tiempo aprovechamos para hacer algún que otro brinco. El precioso paisaje que el municipio de El Sauzal nos mostraba con una magnífica puesta de sol, un cristalino mar y el padre Teide, y las sensaciones que nos proporcionaba perfilar nuestra técnica cuidadosamente con las instrucciones que Toño y Juan nos daban, el camino no resultó pesado.



Cuando llegamos, caminamos con la lanza con el objetivo de poner en práctica a base de repeticiones desde los altos muros: el salto a pies juntos, salto de banda y el salto con la lanza a la altura de la cintura y así ganar en fluidez. Sin embargo, el regreso con la lanza a cuestas por el Camino de las Breñas se hizo evidente cuando acaeció el sol.

De camino hacia el colectivo nos esperaba una clase magistral de elaboración de sebo, utilizado para engrasar la lanza. Fue interesantísimo el momento en el que tanto los ‘profes’ Toño y Juan, así como los/as compañeros/as allí presentes se nos arrugaba el rostro mientras escogíamos la grasa para cocinarla. El procedimiento fue sencillo y tradicional: se prende fuego a un sartén wok, se añade el sebo a fuego lento y a su vez se remueve, y la grasa que se obtiene con la cocción se filtra con un paño hacia un envase, dando lugar al sebo resultante. Esta vez añadimos orégano para aromatizar el sebo y lo dejamos enfriar. ¡¡El olor es indescriptible!!

Sin embargo, las sensaciones, la adrenalina, el aprendizaje continuo y la constancia que el colectivo tiene con el Salto del Pastor son lo que más se percibe en el ambiente y lo que nos invita cada fin de semana a volver.

Esperando verles el domingo, me despido con un fuerte abrazo para todos.

Bundi


miércoles, 1 de febrero de 2012

Camino de brincar en el Ancón.


Este sábado, el tiempo amenazaba lluvia, pero una vez llegados a la Zona del Rincón, con ese clima tan estupendo que lo caracteriza, nos dio la bienvenida un rayito de sol para animarnos en nuestra ruta por la zona del Ancón.Empezamos a caminar hacia el camino del Ancón. Hicimos una parada en las huertas y después de un calentamiento previo, estuvimos practicando en lo que Juan y Toño nos habían iniciado la semana anterior, que consistía en saltar desde los bancales con la lanza a la altura de la cintura. A su vez practicamos saltos de lado a lado y saltos de banda. Después de un buen rato practicando estos ejercicios, iniciamos el camino hacia el risco. Atravesamos algunas huertas hasta llegar a una loma para iniciar el descenso y cuando vimos el risco por el que íbamos a bajar, creo que a todos los que iniciamos este año el curso, se nos desencajó la cara, sin duda era el más aéreo que habíamos hecho.
Pero una vez en el risco, la adrenalina y la belleza del paisaje nos hizo seguir adelante. Seguimos bajando por las huertas reiterando los ejercicios comentados anteriormente, hasta la caída de sol. Íbamos de regreso hacia el colectivo donde nos esperaba una sorpresa. Allí estaba Petri con una caja de dulces que habían traído unos compañeros del I.E.S Realejos, como agradecimiento al colectivo, por haber hecho una demostración de las técnicas de juego del palo. Esto pertenece a un proyecto llevado a cabo por unos profesores de Ingles y una serie de alumnos escogidos que llevarán como seña de identidad a Portugal este juego tradicional de Canarias. Y así terminaba un día más de nuestro curso de salto de pastor, que desde un principio nos tiene muy enganchados a todos. Me despido con ganitas de vernos de nuevo, y no sin antes agradecer a nuestros profesores Juan y Toño, al igual que a los miembros del colectivo que en cada ruta nos acompañan y apoyan continuamente.
                                                                                                               Yolanda.