Páginas vistas en total

martes, 22 de marzo de 2016

EL LAJIO 2016. UNA RUTA “PASADA POR AGUA”.


¡¡Por fin!!, había logrado cuadrar mis asuntos personales y quehaceres para acudir a la cita dominical de salto; esta vez previsto hacerla en el barranco del lajio que termina en la turísticamente conocida como “Margarita de Piedra”.
Solo he faltado a tres citas de salto pero el asombro de algunos de los y las compañeras me hace sentir como si hiciese un año que no me ven. No sé por qué será esa extrañeza, quizá por las chorradas que a veces dejo caer.
Después de cargar las lanzas y demás útiles en los vehículos pusimos rumbo al parque conocido como “Ramón” Caminero” tal nombre obedece a un homenaje realizado a este señor por su abnegada  labor como capataz caminero que  solía encargarse  del adecentamiento de las carreteras  sus parajes aledaños, entre ellos estos parques recreativos.
Desde este parque salimos siguiendo una pista forestal hasta  los altos de dicho Barranco. En esta ocasión contábamos con la presencia de los “Poderes Facticos” del grupo, que tan caro cuesta verlos por el salto en este curso. También del amigo Cecilio y sus Lobas. Creo que es la primera vez que acuden y ya se sabe, cuando están ellos presentes hay que “pagar  un tributo” en forma de choleo cuesta arriba que nos dejo con la lengua fuera, hasta las proximidades de la carretera que conduce al portillo, por la zona de Izaña.
 Una vez arriba, los que conocemos la ruta porque la hemos hecho varias veces, salimos barranco abajo al golpito, pero no todos los golpitos son iguales ni todas las personas se desenvuelven en estos menesteres a la misma velocidad, es por lo que el grupo se subdividió en dos y a veces en tres grupos, quedando rezagadas algunas “Baifas Nuevas” con dos “Machos Alfa”. Barranco abajo el grupo de cabeza, decidió parar, avituallarse y esperar por los rezagados, momento en el que empezó primero un airecito fresco, luego un chirimiri, luego una  posma, un mojabobos y más tarde una sorimba que ya molestaba, pues de todos es sabido que lanza mojada no sirve para nada.
Sabiamente se decidió por abandonar la ruta y coger de nuevo pista abajo hasta los  vehículos pues es sumamente peligroso avanzar por lugares escarpados con la herramienta inutilizada por la lluvia.
            Esa lluvia horizontal que convierte nuestras islas en un paraíso (sin ella seríamos  un desierto), ayer nos hizo “la puñeta” – con perdón.  Empapados de agua nos dirigimos de vuelta al colectivo para secar y limpiar las lanzas.
        Desde allí algunos/as volvieron a sus quehaceres domésticos y otros, los más fogaleros con ganas de jarana, nos decidimos por practicar el “Guachinching” rumbo a los Gómez, rematamos la tarde, dando buena cuenta de algunas viandas y algún zumito de uva negra que nos supo a gloria, hasta se nos quitó el frío de la lluvia recibida en las “Paletas”.


            Hasta la próxima, que espero no se demore mucho, para evitar los comentarios echándome en cara la larga ausencia.

Pedro Rodríguez Abreu. (El pika para los amigos)

miércoles, 16 de marzo de 2016

Honrar nuestra historia.

Le tengo mucho cariño a la ruta que hicimos el pasado sábado, el Lomo la Rosa. La hice por primera vez cuando en el colectivo preparábamos la organización  del Encuentro Nacional de Salto del Pastor “Taoro 2010”, colaboramos en la preparación del mismo muchos de los miembros del colectivo: Petri, Pedro, Toño, Cecilio, Riky, Ana, David, Horacio, Eduardo, Yedra, Enrique, Pepe, Lencho, Anibal, comandados por Fran. Estudiamos caminos, entrevistamos a personas, hicimos las rutas en varias ocasiones, las documentamos y pasamos muchos buenos ratos juntos. Este blog se estrenó con el curso de ese año y contamos como fueron esos días de diciembre de 2010, lo pueden encontrar en el apartado de Arhivos del blog. Les invito a que le echen un ojo.  
Uno de los trabajos que hicimos fue la elaboración de un cuaderno de rutas, el texto que acompaña las fotos de la ruta del pasado sábado, ha sido extraído de este cuaderno con la intención de dar respuesta a una pregunta que me hizo Laura, ¿para qué hacemos el blog? Para honrar la historia Laura, la nuestra, la que cada día de ruta nos une para dar unos brincos, compartir la belleza de los lugares que transitamos y las historias que encierran, echarnos unas risas juntos y que nos entren ganas de volvernos a ver otro día en el risco. Gracias a todos/as por el día que nos hicimos (Marcos, Gazmira, Laura, Lourdes, Tomás, María José y Javi) y gracias Laura por preguntar. Les dejo con el texto y así también honramos la historia del colectivo!!!                   
Ruta Jaira 1: Lomo la Rosa-Lomo la Cruz
Recorrido total: 7300 metros                    
Tiempo total estimado: 5 horas.                                                 
Salida: Tegueste. Camino los Laureles
Llegada: Piscina de Bajamar 

El Parque Rural de Anaga alberga las cuatro rutas del segundo día. Sus riscos, que antaño fueron zona de transición entre los menceyatos de Anaga y Tegueste, hoy son parte de la costa de La Laguna. Desde ellos divisaremos Punta del Hidalgo, topónimo ligado a una famosa leyenda guanche, la de Zebensuí. La leyenda nos cuenta que era hijo ilegítimo de Tinerfe el Grande, mencey de la isla antes de su división en nueve menceyatos y que esta franja de terreno eran sus dominios. Según la historiadora María Rosa Alonso, su auténtico nombre pudo ser Aguaco, topónimo que hoy existe en el lugar.
         Iniciaremos las rutas en el casco de Tegueste por el Camino de los Laureles, una de las primeras vías de comunicación de los guanches en la isla. Es un camino empedrado y bordeado por árboles del monte verde canario y plantas menores que nos conduce a la plaza de la Arañita y desde donde se asciende hasta la Degollada entre la Mesa de Tejina y La Orilla, por el camino de la costa, un antiguo camino de guanches que comunica el valle de Tegueste con Bajamar. Es un sendero de suave ascenso, bien señalizado y por el que transitaron nuestros antepasados con el objetivo de llevar al ganado a los frescos pastos costeros o bien para surtirse de proteínas marinas (pesca y marisqueo). Al margen derecho del sendero se encuentra una pequeña estación de cazoletas y canalillos entre una capa de basalto y otra de toba volcánica, que bien podría tratarse de un sistema de recolección de agua. Y en el margen izquierdo, el Barranco de Agua de Dios, hoy declarado Bien de Interés Cultural por tratarse de una importante zona arqueológica y una de las mejor estudiadas de la isla. 
        La primera parte del camino es una zona agrícola con restos de vegetación  autóctona ubicada bien en los márgenes del mismo o en el barranco, donde podemos observar grandes ejemplares de barbusanos y mocanes. La capa vegetal ha sido transformada por la mano del hombre con la introducción de especies foráneas: tuneras (Opuntias), piteras (Agave) y algunos bosquetes de alcornoques. Dentro de las autóctonas destacamos los inciensos (Artemisias), lengua de pájaro (Globularia), tabaibas (Euphorbias) y verodes (Aeonium). En la parte alta habita un bosque de pino foráneo utilizado para la explotación forestal. En la actualidad está en proceso de tala y restauración del monte verde original.
En la Degollada el grupo se dividirá, unos ascenderán hacia la Mesa de Tejina y el resto hacia la montaña de la Orilla.
Curiosidades y anécdotas
Camino de la Costa
El Camino de la Costa, si bien pudo tener el uso descrito en los carteles durante la etapa aborigen, según Juan José ‘Oche’ Rodríguez Hernández, se llama en realidad la Vereda de las Lecheras. Era costumbre que la gente de Tegueste, con burros, fueran a por leche de vaca de las que se criaban en las inmediaciones de La Goleta. Según Oche ese nombre de ‘la costa’ es postizo, se lo pusieron después.
La plaza de la arañita
La plaza de la arañita fue durante mucho tiempo el punto de encuentro entre los que traían la leche desde la orilla, la mesa de vargas, Montiel, etc. Las lecheras la recogían aquí y la llevaban a para vender hasta Santa Cruz. Nos cuenta Eulogio, que repartió mucha leche con su madre, “por cada ocho litros de leche, le echaban dos de agua”. Recuerda que una vez le vendió leche buena a una señora a la que no le había vendido nunca y cuando lo volvió a ver le dijo que la leche no era buena, que se había hecho espuma cuando hirvió, “fíjese si había bebido agua”.
El trabajo de las lecheras se acabó cuando “los señoritos hicieron la celgan, entonces se prohibió vender leche por las casas” 

Descripción
Al tiempo que el resto de los grupos, abandonaremos también la Gollada ascendiendo por el Camino de la Orilla en dirección a la montaña del mismo nombre, donde se asienta un pinar foráneo. En unos 20 minutos alcanzaremos el Lomo del Medio que está siendo repoblado con ejemplares de fayas y madroños, fundamentalmente, por lo que cuidaremos no dañarlos. Apenas comencemos a bajar, nos dividiremos en dos grupos: uno, de nivel baifo, continuará por el mismo lomo, mientas que el otro, de nivel jaira, atravesará un pequeño barranco, entre brezos y matorral de Lengua Pájaro para montarse en el Lomo la Rosa.
El descenso por el Lomo del Medio está muy acorde con el nivel de esta ruta, por lo que se podrá disfrutar de pequeños brincos y bastoneos sin mayor preocupación. Este grupo alcanzará pronto el Camino de la Costa, por el que momentos antes habrán visto pasar, ufanos aún, a los componentes de la ruta guanil en dirección a La Goleta (primera y suave etapa de su travesía). Continuarán por el camino citado mientras ven recortarse, al Este, las siluetas de los/as saltadores/as jairas sobre el Lomo de la Rosa, con quienes se reunirán antes de iniciar el descenso del Lomo la Cruz.
El Lomo la Rosa nos ofrecerá uno de los mejores tramos de las rutas de este día. Su nivel jaira no impide que podamos elegir saltos y bastoneos de diversas alturas y dificultades. A buen seguro que lo disfrutaremos. Por otra parte, su perspectiva será de las más privilegiadas, pues desde su atalaya, y orientándonos hacia el Oeste, divisaremos sin mayor dificultad a los componentes de la ruta baifa sobre el Lomo del Medio, a los guaniles atravesando raudos el Camino de la Costa y, recortándose su silueta sobre la arista de la Piedra del Viento, a los componentes de la otra ruta jaira que cruzaron la Mesa de Tejina.


Como apuntábamos anteriormente, ambos grupos volverán a coincidir sobre el Lomo la Cruz, que repartirá satisfacción para todos, pues cada cual podrá elegir la dificultad más acorde con su nivel.

En cuanto a la flora del lugar, cabe destacar, en el tramo del Lomo del Medio y Lomo la Rosa, la diferencia entre un lado de la loma más húmedo y frondoso por in-fluencia directa de los alisios y otro lado más seco y soleado. Mientras, en el Lomo la Cruz apreciamos un cardonal-tabaibal bien conservado y una gran densidad de guaydiles (Convolvulusfloridus).
Al fin, cruzaremos la carretera para caminar por el margen derecho del Barranco Perdomo y luego continuar por el paseo de la costa hasta las Piscinas de Bajamar. Como al resto, nos espera un refrescante baño si así nos apetece.
JUAN









martes, 8 de marzo de 2016

Igueste de Candelaria

Los profes se lo pensaron y se atrevieron a ponerme a prueba una vez más...
  El despertador sonó a las 7:30h y pensé…, pero ¿a quién se le ocurre levantarse a estas horas para hacer salto del pastor después de 3 meses sin tocar una lanza? No lo pensé más y me puse en marcha. Al principio no estaba nada confiada subiendo por el risco lanza en mano, me sobraba y no éramos buenas compañeras, y poco a poco y con paciencia empezamos a entendernos. El día era ventoso y con nubes amenazando lluvia a cada paso. Ascendimos hasta una cueva en la que se encontraba un grabado de los guanches que representaba un barco.

 La verdad es que cuesta creer que eso era un barco… Continuamos cuesta arriba intentando encontrar el camino y cogimos un canal de agua, tajea, para alcanzar el camino por el que enlazaríamos con el descenso. También encontramos una preciosa estación de cazoletas y canalillos y pudimos ver como el agua se deslizaba por ellos. Estas caminatas están llenas de sorpresas y de aprendizaje de la vida de los antepasados de esta isla. Y eso es lo que me hizo recordar uno de los motivos por los que merece tanto la pena el madrugón y el aliarse con la lanza.                                                                                                      

Tocó comenzar el descenso y aquí es cuando empezó la verdadera prueba. Custodiada por ambos profes, Javi y Juan, me dispuse a bajar tratando de respetar la técnica de bastoneo y brincos. Lo primero se me dio mejor hasta que en un punto, tuvimos que ayudarnos para hacer el salto. Ahí me lancé como pude y conseguí llegar al suelo. Desde luego me salté todas las normas y le pegué un pisotón al pobre Álex que ahí estaba para ayudarme. Superado el peor paso lo demás estaba chupado, pero ya estaba cansada y mi hombro se resentía fruto de frenar más con la mano que con el cuerpo (mi gran asignatura pendiente).                      Llegamos a nuestro destino final antes de lo esperado, y con las quejas de algunos por haber sabido a poco la caminata, nos tomamos el preciado bocadillo y la cerveza de rigor para recuperar el aliento y las sonrisas.                                                                                                             Y como se suele decir, todo tiene un lado bueno, y al ser temprano nos fuimos a dar un chapuzón al puertito de Güimar que nos sentó fenomenal.                                                           
 Fue un gran reencuentro con la lanza y con la naturaleza de Tenerife. Gracias a los compañeros de azaña: Álex, Marta, Mirko, Tomás, José, Javi y Juan, porque resultó un día genial. Volveremos a encontrarnos! 
May

viernes, 4 de marzo de 2016

¡ Mas vale rabogato en mano que cientos volando!








 La capacidad humana de juntarse para llevar a            cabo un objetivo altruista por la Pachamama. 













 Me sentí muy a gustito. Como una pequeña familia. Quitando rabosgatos, os quiero!


Tomarse el trabajo de exterminar el rabo de gato con tanto ánimo y diversión ha sido una gran sorpresa que gusta, y lo que gusta ya se sabe que se repite.


                WAPADA.


       


   Pasito a pasito vamos viendo la luz. 
   Medio  barranco un espectáculo.

    
    


      El tesón y el esfuerzo está dando                           resultados.   











    Lo mejor del día.. la compañía..










                      Compartir es vivir.




                Masca es tan bonita como tú.


               Un buen día y una buena sensación.
 Al final vamos a poder con el rabo de gato.


El pueblo en lucha. Todos unidos para salvar este mágico macizo de Teno. Maravillosa gentita.
el trabajo fue duro, pero la experiencia como siempre fue fantástica.