Páginas vistas en total

lunes, 13 de febrero de 2017

UN SÁBADO MÁS..............

Un sábado más, un día más
volveremos a saltar con la
misma ilusión que los días
atrás.


Hemos decidido deleitar con
nuestros saltos y habilidades
a los flamantes acantilados de
la costa de Santa Úrsula,


La vertiginosa subida hasta Vista
Paraíso se dificulto por su desnivel
que nos sacaba el sudor emergente
de la piel, el Tasaigo nos rasguñaba y
el Cornical los pies nos ataba.


Ya en la cima del risco nos esperaba
la bajada con destreza y azaña
acompañado de pencas y tabaíbas.


Llegando al Ancón saltando, riendo y
escuchando el ruido del regatón los
instructores nos aconsejaban como
manejar la lata en una impetuosa bajada.
La brava marejada, podía asombrarse de
lo alto del risco para poder alzarse.


Ya llegado al punto de partida, había que
guardar las latas y esperar al siguiente día.

( Samuel )








martes, 7 de febrero de 2017

ORGULLOSO DE HABER NACIDO EN ESTAS ISLAS

Llegamos a la escuela y empezamos a coger cada uno sus lanzas, las metimos en la furgoneta y fuimos al Puerto de la Cruz, por la zona cercana a Los Roques, había un gran número de bancales, Javi nos dijo que nos llevó allí porque debíamos practicar saltos de cierta altura para poder prepararnos para las rutas que vamos a realizar.
               
Una vez allí, al llegar, empezamos a ponerle cebo a la lanza y empezamos a caminar hacia una explanada donde empezamos a hacer unos ejercicios de calentamiento y practicar el salto de "lado a lado" Una vez terminado, fuimos bajando por los bancales.
                 El lugar es maravilloso para realizar el salto del pastor como entrenamiento porque hay una gran cantidad de bancales en los que puedes practicar distintos tipos de saltos. Una vez que llegamos abajo volvíamos a repetir, creo recordar que lo hicimos tres veces. Nos sirvió de ayuda, ya que aprendimos a manejarnos mejor a alturas mayores y a coger mas confianza.



Finalmente, un camino conducía a un mirador, habían unas vistas impresionantes del Puerto de la Cruz y del océano, una vez allí, regresamos a los aparcamientos y nos fuimos todos para casa. Fue un día muy bonito, personalmente me lo pasé muy bien y aprendí mucho, siempre estaré orgulloso de haber nacido en estas islas y hacer este maravilloso deporte, típico nuestro.  

(Victor)