Páginas vistas en total

viernes, 29 de abril de 2016

Bujamé- Veta de las Cintas- Cargadero

Qué bonitos los riscos de Teno, de verdad que pasa el tiempo y me sigue sobrecogiendo mirarlos, me hacen sentir pequeño frente al mundo y me recuerdan que aquí estoy de paso, gracias. Con estas palabras escribía una entrada en blog sobre esta misma ruta en el año 2012. La entrada se llama Lomo Regalado, es el topónimo que tiene un tramo de la ruta que hicimos. Aquel día el grupo era otro, gente querida, el risco el mismo…
La ruta se inicia en el barranco del Bujamé, encontramos buen paso en esta ocasión gracias a Alex. Pasamos bajo la tajea de Tea, hay sigue casi tan sólida como el risco. 

Dejamos la galería en el margen derecho del barranco y nos acercamos al Paso Rompido, recordé mi último encuentro con Pedro el cabrero y sus cabras cuando escuché los primeros cencerros, en esta ocasión estaban solas, conocen el camino como nos contó y conté aquel día. Me hubiera gustado verlo, pero los baifos no estaban andenados para destetarlos como en la otra ocasión.


El ascenso es vertical, largo, las sensaciones aéreas y nuestras miradas puestas en buscar camino hasta el Paso Rompido, disfrutando de cada una de las piedras que los antiguos pusieron para acomodar el risco al pie de mujeres y hombres, haciendo más hermoso el camino. 


Pasito cumbre hasta poder cruzar hacia la Veta de las Cintas , desde ella se puede ver Teno Alto, al frente impresionantes riscos (El Campanario, el Paso Lechón, etc) y nuestros recuerdos, mucho afecto, mucha pasión por lo que hacemos, muchas experiencias compartidas entre brinco y brinco. 


Pasamos la Veta, también agachados, sin dificultad hasta la Tagora, donde empieza el descenso y nuestro disfrute de la lanza imprescindible en un descenso que pone a prueba, bastoneos precisos, saltos a pies juntos dificultados por el viento y nuestra mirada nunca perdida, buscando el paso!!!! Paso a paso.    

JUAN




lunes, 25 de abril de 2016

17 de abril: Revolcadero


Después de un mes apartado por el curro me desperté con la ilusión de volver a estar un domingo pateando y saltando por el risco y al llegar al colectivo ya estaban esperando algunos alumnos con las mismas ganas. Empezamos con el trajín de siempre, sacando las lanzas y cargando la furgoneta con la vista puesta en la mesa de Tejina pero en el ultimo momento Fran nos propuso que hiciéramos el Revolcadero y al vernos con ganas cambiamos de destino, ruta que yo no había hecho y que la verdad apetecía por lo bien que habían hablado de ella. 

Nos desplazamos para Bajamar y colocamos los coches preparados para la vuelta he iniciamos el ascenso por el sendero del Barranco de la Goleta hasta que nos desviamos al de la Barranquera, donde el camino se empino haciendo que algunos tuviéramos que hacer paradinas para hacer fotos disimulando así el cansancio que llevábamos por el pegue, que no fue largo pero si intenso, arriba en la degollada de Solis fue la primera parada técnica para agruparnos. Tras una charla reanudamos la marcha y nos acercamos a una preciosa era para engullir el almuerzo y retomar fuerzas para lo que seria la ruta por el filo.


Y con ganas nos metimos, lo primero que nos encontramos fue el Risco blanco, con sensación de ser bastante vertical y aérea, pero con buenos bastoneo y algunos saltos de precisión este primer tramo lo resolvimos a buen ritmo, después de crestear encontramos la siguiente dificulta que es el paso del revolcadero, el cual le da el nombre a la ruta y volvimos a pasarlo con unos buenos bastoneo, ya en este punto y sabiendo que dejábamos atrás los puntos de la ruta mas difíciles seguimos bajando el lomo disfrutando de los saltos y vistas, solo ya casi al final nos salimos del filo para bordear un paso que luego nos dimos cuenta que lo habríamos pasado sin dificulta. El broche perfecto a este día de vuelta y descubrimiento al risco es como siempre en bajamar el bañito y cerveza reparador en las piscinas. 



Tengo que reconocer que es una ruta que después de haber oído hablar tanto de ella, es de las que disfrutas, no siendo complicada y con la variedad de terrenos y vistas que tiene.

JAVI