Páginas vistas en total

lunes, 11 de marzo de 2013

Diario de un Francés infiltrado
Este sábado, Daura me habló de una práctica tradicional canaria que harían sus padres este domingo, el salto del pastor. Me dijo que podíamos ir con ellos, que se pasa en los riscos del monte y que es muy divertido. Ella empezó a hablarme de los pastores que corren con un bastón en la montaña y en los barrancos para buscar las cabras.
Bueno, una caminata por la montaña, cómo no!
Hasta que Pedro me preguntó: “Y tú sabes saltar?” Cómo que yo no sé saltar, claro que sí. Después me explicaron todo, enseñándome la película del Tarogor Chiregua y entendí lo que era “saltar”.
Así que llegó el domingo, a las 9 de la mañana en el local del grupo con Petri y Daura.  Ahí, esperándonos, una parte del grupo, todos adultos y deportistas, más Roberto, muchacho de quince años. Esperando la hora de irnos, el muchachito y Petri me aprendieron lo básico (salto a pie juntos y salto de banda), porque yo era el único debutante. Mientras, otros llegaron en un total de cuasi 25 personas.

Después de arreglar todo y de cargar las lanzas, nos fuimos por el barranco arriba de la “Rosa de piedra” (o Margarita de piedra según sus gustos botánicos...).
Ahí empezamos a subir unos 20 minutos para calentarnos, nos estiramos y... Ya, vino el momento de saltar...
Desde el principio, se notan los valientes, los que se quedan por atrás, los que esperan, que juegan a saltar y saltar otra vez la misma piedra para perfeccionar su técnica.
Me quedé (qué sorpresa...) con el grupo de atrás... Y aprendí con Petri a brincar y cuando llegó la primera roca alta, y que unos (incluido yo) buscaron un pasaje para ir bastoneando, yo vi lo que era realmente un salto a regatón muerto... saltar una altura superior al tamaño de la lanza, sin que ella toque el suelo al lanzarse...  En ese juego, fue impresionante la facilidad de Fran, bajando suavecito hasta el suelo, y también lo hicieron tranquilamente los otros chicos fuertes. Pero, en el salto más alto de todos, llegó ese muchachito, Roberto. Bueno, el no es chiquito pero el salto era de 5 veces su tamaño, y... saltó...
Después seguimos bajando, encontrando otros saltos, y todos, de todos niveles brincando, hablando, con este sol maravilloso atrás de nosotros, con vista al mar allá a lo lejos a través de los pinos limitando el barranco.
Petri y Fran ayudando y dando consejos, haciendo admirar su técnica a veces y todo el mundo bajando y bajando hasta el momento donde el estómago nos dijo de pararnos.
Al final de la pausa, seguimos brincando hasta la “Rosa de piedra” ( o la Margarita, como usted quiera, pero eso ya se lo dije...).
Allí se tomaron unas fotos y me enseñaron las habilidades: la vuelta del pastor y el garabato, juegos que hacían los pastores para ver cuál era el más flexible.
Por fin, bajamos a las nubes, a tomarnos un café y se preparó aquí, otro sendero, del lado este del valle.
Yo, y unos otros no fuimos sin hacer este último... Me fui cobardemente..., mi energía había caído, pero Petri me contó de él, de las Cuevas de Bencomo. Me dijo que había una barandilla que protegía de una altura, pero no pudo proteger del vértigo a María José, a Eduardo y a Jorge; que Samuel se inventó un novedoso brinco llamado “combinación de salto a precisión más, salto a regatón muerto, más culazo”, que se hace a una improbable altura; y que Mela, confundida entre tanto rabogato, estuvo a punto de hacer su primer salto a regatón muerto. Al parecer la gente que hizo la ruta se quedó muy presta con la subida de adrenalina.
Yo concluyo diciéndoles que al final, lo que me imaginé divertido antes de hacerlo, lo era mucho más que lo que había pensado. Observé que el “salto del pastor” es un real ejercicio físico, técnico y más que todo eso, con un equipo de gente feliz, divertido y apasionado.
¡¡Gracias a todos por este día, y que sigan felices brincando como pastores en la montaña!!
Robin

No hay comentarios:

Publicar un comentario