Páginas vistas en total

lunes, 20 de noviembre de 2017

EL REGRESO OSCURO

Sábado por la tarde y por tercera vez me encuentro con mis compañeros y compañeras preparados para una nueva sesión de Salto del Pastor. Los vuelvo a encontrar sonrientes y como yo, todos están impacientes por comenzar. 

El día será algo diferente, subiremos un pequeño sendero para luego volver a bajar poniendo en práctica lo aprendido hasta ahora. La subida no es larga pero se hace dura, la forma de vida sedentaria de un informático no ayuda mucho. Una vez arriba esperamos un momento a que lleguen los demás, algo que aprovecho para recuperar el aliento hasta que por fin comienza el descenso. Empezamos la bajada haciendo uso de la técnica del bastoneo, al principio me encontraba algo torpe pero enseguida empiezo a descubrir como usar la lanza sin sentirla como algo ajeno. Sorprendentemente en algunos puntos del descenso me siento más seguro y más ágil gracias a esta herramienta. Recortamos incluso ciertas partes del camino bastoneando por lugares más empinados o incluso haciendo pequeños saltos que poco a poco nos suben la adrenalina y nos terminan de enganchar a esta actividad si no lo estábamos ya. 


Al llegar abajo me doy cuenta de que el recorrido se ha hecho corto, muy corto y muy divertido. Ahora nos dirigimos a la finca donde hemos practicado los días anteriores, unos bancales abandonados que nos vienen muy bien nuestro fin, ya que hay mucho espacio y obstáculos de diferentes alturas donde practicar. Aquí pasamos el resto de la tarde, intentado realizar los ejercicios que nuestros profesores Javi y Alex nos indican hasta que el sol, hostigado por el cambio de hora de invernal se oculta antes de tiempo y nos vemos obligados a marcharnos a oscuras, compartiendo las pocas linternas que tenemos. Una buena lección ya que nuestros profesores nos habían advertido de que siempre debemos llevar una linterna o frontal (entre otros elementos), algo en lo que no les habíamos hecho mucho caso pero creo que a partir de ahora nos tomaremos sus consejos un poco más en serio.





                                                                                                                       Simón M Negrín Martín

No hay comentarios:

Publicar un comentario