Páginas vistas en total

martes, 10 de marzo de 2015





 

         8 de Marzo, domingo:


 Todo empezó en un pueblín de la montaña de León con un “vale por un ¿Te quieres venir a Tenerife conmigo?” escrito en una nota dentro de un librín regalo de cumpleaños. La cumpleañera es Barbarita y aquel que escribió la nota es el Negro. La idea del viaje era el reencuentro con grandes amigos, los encantos y las posibilidades de disfrutar de la isla y de la Pachamama, finca de permacultura ecológica, donde crecen los buenos alimentos mimados con la buena energía y los buenos sentimientos de Miry y David. Durante las dos semanas que llevamos aquí, hemos disfrutado del paisaje y paisanaje de la isla con ellos, trepando, trotando, riendo, gozando y empapándonos de la cultura y las actividades del pasado y presente de la isla.



     

Quedamos en la plaza de Buenavista en busca y captura de Rabo de gato, Penissetum setaceum, en el impresionante barranco de Masca , actividad propuesta por la Asociación ABEQUE, para la erradicación de esta especie de planta invasora.
                                                          

Nos juntamos a las 9 de la mañana con una “panda de motivaos”. Picaretas, bolsas para la recolección de las temidas flores, un impresionante número de lanzas para moverse como cabras por el risco y lo más importante, la mejor de las energías, estaban listas para pasar un día con mucha alegría. En Masca completamos el grupo con Román Morales y familia, que dieron el toque internacional de la jornada, venidos desde el corazón de Laponia (Escandinavia).
                 
Caminando a través del Camino del Canal del Agujero, fuimos disfrutando de las vistas del barranco, paisaje para nosotros único e irrepetible en nuestras andanzas por el mundo a través. A lo largo de la mañana nos fuimos distribuyendo en las zonas de actuación en pequeños grupos, revisando las zonas afectadas y dando machete a la amenazadora planta. La jornada fue muy satisfactoria, no solo por el trabajo realizado, sino por la compañía, practicar el silbo, nuestros primeros pinitos al salto del pastor y compartir el día en el marco incomparable de este espectacular lugar con tanta buena gente.
                                  







Acabada la jornada y de vuelta al pueblín de Masca nos pegamos un bañito en las frescas y revitalizantes aguas de arroyo del barranco, para llegar con sed de intercambiar impresiones. La sed la mitigamos con una cervecina aderezada con la música y baile de una isa canaria.

 

















Nos volvemos a León cargados de ilusiones y buenas experiencias, queriendo llevar a las montañas de León un poco de la cultura canaria.














                                            

              ¡Amenazamos con volver!
                        Barbara y Rubén ( Negro)

No hay comentarios:

Publicar un comentario