Páginas vistas en total

miércoles, 9 de enero de 2013

Playa de Los Roques



               Las inmediaciones de la playa de Los Roques se han convertido en los últimos años en uno de los lugares donde podemos practicar el brinco con seguridad. Nos gusta este lugar, no sólo por la belleza del entorno, sino porque allí nos encontramos con muros más altos que entrañan más dificultad y que permiten al alumnado progresar en su aprendizaje y por consiguiente nuevas sensaciones.  Están dispuestos de tal forma que nos permite brincar con continuidad, saltos y bastoneos se van combinando, característica que nos aproxima a la realidad que más tarde encontraremos en el risco.
          Iniciamos el día con el calentamiento habitual para posteriormente introducir los juegos que entretenían y divertían a los pastores: el garabato, el levantamiento de la lanza y la vuelta del pastor. Algunos salieron mejor que otros pero no hay que preocuparse que ya repetiremos. Todos pusieron empeño en practicarlos y eso nos satisface, da gusto ver el esfuerzo por aprender.
                Después de los juegos descendimos brincando, tuvimos tiempo de hacerlo en dos ocasiones. En la primera de ellas insistimos en el salto a pies juntos, la altura de los muros hizo que sirvió para apurar la frenada utilizando la mayor parte del cuerpo posible en el rozamiento con la lanza, práctica que cada vez sale mejor. El segundo descenso sirvió para bastonear y realizar brincos de banda afinando la precisión. Paramos en un muro apropiado para realizar brincos de lado a lado de menor a mayor altura, práctica que continuaremos en los próximos días. Salimos del lugar al atardecer con la sensación de haber aprovechado la tarde. 

Cada vez más cerca del risco, ánimo !!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario