Páginas vistas en total

martes, 16 de mayo de 2017

Valle Crispín

Valle crispin, es una de las tantas maravillas que tiene Anaga, unos barrancos que enamoran con sus cardones y tabaibas.






Se puede apreciar a lo lejos la presencia de nuestro padre Teide que nos acompañó en casi toda la ruta mientras que la brisa marina y el ver el inmenso mar de fondo nos daba un poco de aliento después del ascenso a la carretera general, que a pesar de largo (unas 2horas), entre risas y anécdotas de los compañeros siempre se hace ameno mientras disfrutamos del paisaje. 

La bajada es muy técnica con mucho bastoneo, de esos que te obligan a clavar bien el regatón porque el terreno no es muy firme, pero la verdad es que nos viene bien para perfeccionar nuestro estilo y coger soltura, sobretodo a los que llevamos poco tiempo saltando.

Esta isla no deja de sorprenderme, tantos rincones ocultos a la espera de que los descubramos. Ya planeamos en futuras rutas transitar el otro lado del barranco que no dejaba de llamarnos la atención con sus numerosas cuevas y saltos.
Esto es un vicio, nunca hay una ruta igual a otra, siempre se descubre un paso nuevo, un salto nuevo donde mejorar nuestra técnica y disfrutar de este deporte.
Nos vemos en el risco.
Brian

No hay comentarios:

Publicar un comentario