Páginas vistas en total

viernes, 29 de abril de 2016

Bujamé- Veta de las Cintas- Cargadero

Qué bonitos los riscos de Teno, de verdad que pasa el tiempo y me sigue sobrecogiendo mirarlos, me hacen sentir pequeño frente al mundo y me recuerdan que aquí estoy de paso, gracias. Con estas palabras escribía una entrada en blog sobre esta misma ruta en el año 2012. La entrada se llama Lomo Regalado, es el topónimo que tiene un tramo de la ruta que hicimos. Aquel día el grupo era otro, gente querida, el risco el mismo…
La ruta se inicia en el barranco del Bujamé, encontramos buen paso en esta ocasión gracias a Alex. Pasamos bajo la tajea de Tea, hay sigue casi tan sólida como el risco. 

Dejamos la galería en el margen derecho del barranco y nos acercamos al Paso Rompido, recordé mi último encuentro con Pedro el cabrero y sus cabras cuando escuché los primeros cencerros, en esta ocasión estaban solas, conocen el camino como nos contó y conté aquel día. Me hubiera gustado verlo, pero los baifos no estaban andenados para destetarlos como en la otra ocasión.


El ascenso es vertical, largo, las sensaciones aéreas y nuestras miradas puestas en buscar camino hasta el Paso Rompido, disfrutando de cada una de las piedras que los antiguos pusieron para acomodar el risco al pie de mujeres y hombres, haciendo más hermoso el camino. 


Pasito cumbre hasta poder cruzar hacia la Veta de las Cintas , desde ella se puede ver Teno Alto, al frente impresionantes riscos (El Campanario, el Paso Lechón, etc) y nuestros recuerdos, mucho afecto, mucha pasión por lo que hacemos, muchas experiencias compartidas entre brinco y brinco. 


Pasamos la Veta, también agachados, sin dificultad hasta la Tagora, donde empieza el descenso y nuestro disfrute de la lanza imprescindible en un descenso que pone a prueba, bastoneos precisos, saltos a pies juntos dificultados por el viento y nuestra mirada nunca perdida, buscando el paso!!!! Paso a paso.    

JUAN




No hay comentarios:

Publicar un comentario