Páginas vistas en total

martes, 22 de diciembre de 2015

¡Lo que hay que hacer!


  (19 de diciembre )

     ¡Lo que hay que hacer por una                caña y una tapa!


Sábado. 16:00h. Encuentro con el grupo.

Te dan un palo bastante largo, al que le dicen lanza.


Luego te hacen subir a pie por una cuesta súper empinada. Ya cuando llegas arriba, disimulando el sudor con una sonrisa de ‘qué bonito es esto’,  te hacen volver a bajar por la ladera – súper empinada. Esta vez con la ayuda de ese palo súper largo al que llaman lanza. 

              
           ¡Menos mal que arriba hay unas vistas                                  impresionantes! 

       Por ejemplo  unas olonas que, despeinadas por el viento, dejan escapar nubes de espuma que suben por todas esas mismas laderas (súper empinadas). Todo ello visible por la iluminación del bajo sol invernal – ya queda menos para el solsticio – que se reparte desde el valle hasta la isla baja!
          Una vez abajo, todavía falta una hora para la hora de la caña y la tapa, así que no queda otra que ir a los bancales de por ahí a practicar más saltos: el de precisión, el salto a banda, más bastoneo… no me acuerdo de todos los nombres pero ‘me lanzo’ (nunca mejor dicho) igual. Y paso un rato formidable con toda la gente del grupo, que como yo han convertido el sábado tarde en un momento sagrado de la agenda semanal!

           Finalmente el sol se convierte en nuestro aliado, anunciando su retirada. Nos vamos. Próxima parada: en el bar con la esperada caña y tapa!
Yo soy más de vino, ¡pero por esto del salto soy capaz de aficionarme a la cerveza!
          Gracias a los monitores, Juan y Javi, por ese tiempo y paciencia que nos regalan. Y a todos lo mejor para estos días y muchos saltos en el año que viene.
                                                                                              Carsten.

No hay comentarios:

Publicar un comentario