Páginas vistas en total

miércoles, 24 de octubre de 2012

Primer día de curso (2012-2013)

Comienza un nuevo curso. Caras nuevas, otras que repiten, nuevos objetivos y retos por alcanzar. En común la ilusión por aprender y enseñar la práctica del Salto del Pastor y todo el entramado histórico y cultural que le rodea y no deja indiferente a nadie.
Como en cada comienzo de curso, una presentación. Nos reunimos en nuestra “casa” allá abajo en el Rincón para conocernos, compartir nuestros motivos para interesarnos por esta actividad y la aparente “afición común por el escaldón” y, cómo no, acercar a los nuevos alumnos y alumnas, en un primer contacto, al Tagoror Chiregua como colectivo, al Salto y a la lanza, amiga incondicional que nos acompañará durante toda esta aventura que tenemos por delante.
Conociendo ya la lanza al ojo toca palparla. Para ello las repartimos y ponemos rumbo a Santa Úrsula para, una vez allí, explicar la técnica básica para agarrar y deslizarse por la lanza. A continuación nos repartimos en pequeños grupos donde monitores y ayudantes nos alternamos con nuevos alumnos para disponernos a bajar por el camino que desciende hasta el Ancón poniendo en práctica los primeros conocimientos. Bajamos caminando, intentando bastonear y algunos, con ganas y casi alma de pastor, atreviéndose a das sus primeros brincos.
Una vez abajo en las huertas que serán lugar habitual de práctica al inicio del proceso de aprendizaje, y para asombro de monitores, ayudantes e iniciados, el nuevo grupo demuestra un “instinto” inicial para saltar, avanzando rápidamente en la primera sesión. El sol cae, la tarde se va y con la oscuridad encima volvemos a “casa”. Con los deberes del día hechos y muchas expectativas nos despedimos hasta el próximo sábado.
Bienvenidos a todos, nuevos y conocidos, a este nuevo curso y deseo que pronto podamos reunirnos de nuevo en el risco y compartir brincos, esta vez cargando yo también mi lanza.

Un abrazo,

Yedra

1 comentario:

  1. “Otras gentilezas hacen, como arrojarse peña abajo con una lanza muchos estados...” (Fray Alonso de Espinosa, 1594).

    ResponderEliminar